Un equipo de rescate surcoreano encontró los restos de un buque militar ruso, el Dmitrii Donskoi, nave que se hundió hace 113 años tras la batalla de Tsushima, en un conflicto armado que enfrentó a Rusia y Japón.

Se cree que cuando se hundió el barco, en su interior llevaba más de cinco mil cajas de barras de oro y 200 toneladas de monedas del mismo material, tesoro que, en la actualidad, tendría un valor que supera los 130 mil millones de dólares, más del doble del presupuesto de defensa de Rusia en 2017.

Por lo mismo, tras el descubrimiento, un consorcio de empresas internacionales está intentando rescatar el supuesto tesoro del barco. Sin embargo, desde Rusia quieren que esa fortuna -de ser encontrada- sea devuelta como gesto de buena voluntad.

“El crucero es un hallazgo de valor incalculable para Rusia, una reliquia de gran valor, un símbolo de nuestro pasado heroico y trágico, una parte de la historia militar de Rusia. Por lo tanto, lo que se descubrió a bordo del crucero es inseparable del valor general del hallazgo”, señaló a Daily Mail, Yaroslav Livanskiy, funcionario del Movimiento Público de Rusia.

Se desconoce cuándo se realizarán las operaciones para intentar encontrar el tesoro, sin embargo, en caso de ser encontrado, la empresa que encontró el buque se comprometió a donar el 10% de lo encontrado para impulsar el desarrollo en la isla de Ulleungdo, la cual -pese a contar con pocos habitantes- es un importante destino turístico en Corea del Sur.

En cuanto a la historia del propio buque, el Dmitrii Donskoi era un crucero blindado de la Armada Imperial, parte de la Flota del Pacífico de Rusia. Construido en San Petersburgo y lanzado en 1883, tenía 18 cañones de diferentes tamaños y cuatro tubos de torpedos. El Donskoi era impulsado por vapor, a través de calderas que queman carbón.

En mayo de 1905, el Donskoi participó en la famosa Batalla de Tsushima, la cual supuso una victoria decisiva para Japón. Tras la batalla, el crucero dañado huyó hacia el norte perseguido por barcos japoneses. Un día después de la batalla, el comandante del buque, el capitán First Rank Ivan Lebedev, dejó el barco en la costa de Ulleung y evacuó a su tripulación a la isla, dejando también por el camino un tesoro valorado en casi nada: 130 mil millones de dólares. [PopularMechanics].

dmitriydonskoy