Otra historia de ‘Yúber’, el humilde boxeador que emocionó al país

487

La historia de Yuberjén es como la de muchos colombianos, de sacrificios, de dificultades, de lucha para salir de la pobreza y de encontrar en el deporte la solución a la vida, por eso desde que clasificó a los Juegos Olímpicos, cuando cumplió ese sueño, se mentalizó que una medalla era posible. Su humildad fue premiada en Brasil.

El ‘Tremendo’ Yuberjén Herney Martínez Rivas, el joven de Turbo, forjado en Chigorodó, hijo de Juan Martínez y María Rivas, líderes de la Iglesia Jesús El Buen Camino, en Turbo, es la alegría de Colombia en los Juegos Olímpicos Rio-2016 y de todo el país, que se emocionó con su historia.

Dos boxeadores olímpicos estaban disponibles: Jorge Luis Vivas y Yuberjén Martínez. Allí conocimos la humildad del antioqueño y descubrimos su sueño olímpico dorado.

La idea era mostrar las nuevas tecnologías aplicadas al deporte colombiano, por eso el médico Quiceno le pidió al más pequeño de los dos pugilistas, a Yuberjén, que se cambiara para tomar las fotos en el Bod Pod, una cápsula que cumple con una pletismografía en el laboratorio de nutrición y ‘Yúber’, con la humildad y sencillez que lo caracteriza, sin ningún compromiso, sirvió de modelo deportivo.

Se quitó el uniforme, quedó en ropa interior y se puso un gorro tipo natación, posó para las fotos, ingresó a la cápsula, estuvo en ella sin ser encendida, se rió, disfrutó y permitió que cumpliéramos con un trabajo adecuado para luego volver a vestirse sin poner objeción, así como también lo hizo en otros aparatos su compañero y amigo, Jorge Luis Vivas.

Pero no fue sólo eso, ese día, decidimos hablar con Yuberjén, en las sillas negras entre la recepción del Centro Médico y el gimnasio de recuperación de deportistas, lo entrevistamos, nos contó que le decían el ‘Tremendo’, nos relató apartes de su vida, sus inicios en Arboletes, su vida cristiana en la iglesia, su primera pelea en Caucacia, sus logros en eventos internacionales y su sueño para los Juegos Olímpicos.

Le preguntamos: ¿Con qué sueña para Rio-2016? Y ‘Yúber’ respondió: ‘Obtener una medalla”. Como no lo conocíamos, siendo sinceros, no le creímos, por eso la siguiente pregunta fue: ¿Qué tan difícil puede ser?, y él respondió: “Muy difícil, pero no imposible”. Y así fue, difícil, pero no imposible.

Ese día también conocimos que todos los días se la pasaba viendo videos en YouTube. Cada boxeador que clasificaba a los Juegos Olímpicos en los 49 kilogramos, era objeto de búsqueda, ingresaba a internet y veía videos de las peleas de sus rivales. Se mentalizó, lo soñó, lo visualizó y lo consiguió, esa es la determinación de los grandes deportistas.

Esa es la humildad, esa es la sencillez de Yuberjén, con quien días después nos volvimos a encontrar, en una jornada de vacunación en el Comité Olímpico Colombiano, le volvimos a pedir el favor de tener fotos de deportistas en ese día y de nuevo accedió, a pesar de que sabía que los chuzones le generaban pavor, más que un golpe de un rival.

La imagen no miente, mientras la aguja se acercaba, los dientes crujieron, se tensionó más que cuando va a salir a un combate, pero de nuevo, posó, permitió que se le tomaran las fotos y al final nos dijo: “todo este sacrificio sea para lograr a medalla de oro, hace parte del proceso”.

Ese es Yuberjén, el ‘Tremendo’, la revelación colombiana en los Juegos Olímpicos que contagió de felicidad y emocionó a toda Colombia.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente