Esta pintura proviene de la fase en la carrera de Pablo Picasso denominada ‘Fase rosa’. Sus obras de este período (1905-6), que inmediatamente fueron reemplazadas por su ‘Período azul’ (1903-5), son más alegres que las de su era anterior, con colores como anaranjado, rojo y detalles en rosas o predominantes.

En 1905 Picasso vivía en el barrio Montmartre de París, donde le gustaba pasar tiempo con actores, payasos y acrobatas, quienes eran su inspiración. Pronto el tema de payasos y acrobatas en pinturas se volvió su distintivo.

¡El más grande misterio de esta pintura es que nadie sabe la identidad del chico sentado con la pipa!

No podría ser cualquier joven aleatorio; incluso lo vemos de nuevo en otra obra llamada «Les Deux Saltimbanques Avec Un Chien.»

El mismo Picasso hizo la situación más enigmática diciendo que sólo era uno de los chicos locales, quien gustaba de estar con él y verlo trabajar.

El rostro cautivante del chico suma a todo el misterio, haciendo de esta pintura algo inolvidable.

Te puede interesar:

Venus dormida – Giorgione 1508/19

Por: Juan David Ramírez