Una pareja tuvo un olvido poco común al volver del hospital donde habían tenido un bebé. Al llegar a su casa, en la ciudad alemana de Hamburgo, los progenitores bajaron del taxi junto con su hijo mayor, de un año, y el vehículo se fue llevando consigo al recién nacido.

Al darse cuenta de lo sucedido, el padre corrió tras el auto, pero el conductor siguió su camino sin darse cuenta de la presencia del niño en el asiento trasero. «Pagaron y se despidieron del taxista. Cuando el taxi se fue, probablemente sus corazones se detuvieron», detalló este lunes la Policía en un comunicado.

Poco después, el conductor se detuvo en un estacionamiento subterráneo, dejó el auto y se fue a almorzar. Al regresar, continuó su trabajo con normalidad, hasta que otro pasajero subió y lo alertó sobre la presencia del bebé, que al despertarse comenzó a llorar.

Entonces el taxista se comunicó con la policía y rápidamente se acercó una ambulancia para evaluar el estado en el que se encontraba el recién nacido, que finalmente fue devuelto a sus padres.

«Pudimos, después de un breve examen del niño por un equipo de ambulancias, asegurar un feliz reencuentro de la familia», detalló el parte difundido por las autoridades.