El próximo jueves 22 de junio llega a la cartelera nacional París puede esperar. El primer largometraje de ficción de Eleanor Coppola como directora y guionista, presenta a la nominada al Oscar, Diane Lane, en el papel de Anne, quien inesperadamente debe hacer un viaje por Francia que cambiará su manera de ver la vida.

Anne (Lane) está en una encrucijada. Casada desde hace años con un exitoso productor de Cine (Alec Baldwin), hace un viaje por carretera de Cannes a París con Jacques, el socio de su esposo (Arnaud Viard). Lo que debía ser un recorrido de 7 horas se convierte en un viaje de auto descubrimiento, con paisajes maravillosos, buena comida, vino, humor, sabiduría y mucho más.

En 2009 Eleanor Coppola estaba acompañando a su esposo, Francis, en el Festival de Cannes con el propósito de seguir hacia Europa del Este, donde él tenía negocios. Pero un repentino  resfriado le impedía tomar un avión. ¿Qué hacer entonces? El problema fue resuelto por el socio francés de su esposo, que tenía planeado viajar en carro a París. Ella aceptó ir con él para estar de vuelta en su apartamento de la capital francesa en la noche y encontrarse con Francis más tarde. Pero lo que debía ser un viaje de 7 horas, se convirtió en uno de más de 40.

Semanas después, al regresar a su casa en California, Eleanor le contó a una amiga coloridas anécdotas de su viaje de Cannes a Paris con aquel francés obsesionado por la cocina que la llevó en “un viaje” en más de un sentido. “Esa es una película que quisiera ver”, bromeó su amiga.

París puede esperar es esa película. Escrita, dirigida y producida por Eleanor Coppola, este es su primer guion y su primer largometraje narrativo. En la irónica comedia contemporánea Diane Lane y Alec Baldwin interpretan a la pareja en la ficción y el actor, director y actor Arnaud Viard interpreta al irreprimible Jacques. La película, que tardó 6 años en escribirse, refleja los placeres y molestias que surgen tras horas de contacto entre una mujer americana y un francés que usa su encanto y erudición para esconder sus propios problemas.

Eleanor Coppola

Cuando una abuela de cinco dice “acción” por primera vez, es un momento especial. Es extraordianariamente difícil para las mujeres ser aceptadas en el rol de directora, sin importar sus habilidades o experiencia. Además de su propia carrera como artista transmedia, Eleanor Coppola es la autora de dos libros de no ficción: Notes: The Making of Apocalypse Now (1979) y Notes on a Life (2008), y ha hecho casi una docena de documentales. A través de los años ha estado al lado de su esposo cuando él creó algunos de los hitos de la historia del cine. Así que su conocimiento sobre el oficio cinematográfico es único y amplio.

Sin embargo, Eleanor nunca pensó dirigir una largometraje de ficción. Pensaba contratar a alguien cuya estética coincidiera con la suya, pero no tuvo éxito. “una mañana, durante el desayuno, Francis me dijo ‘deberías dirigirla tu’”, recuerda. Sorprendida e intrigada a la vez por el reto, “Ellie” como es conocida, comenzó sus diligencias: tomó clases, vio películas de viajes, y buscó financiación.

“El proceso de hacer una película de ficción es exactamente lo opuesto a un documental. Para un documental, debes ser silencioso y observador, buscar momentos cuando algo interesante pueda ocurrir, esperar tener la cámara encendida y concentrarte. Un film de ficción es lo opuesto. Debes decidir cómo sucederá todo y eso fue muy difícil, al ser por naturaleza una observadora de lo que ya está ahí”, comenta Eleanor.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente