Hasta la fecha yo he visto que un pilar fundamental en la formación de los hijos ha sido la MADRE. El PADRE había sido dejado en un segundo plano cuando es el ser que lleva el sustento diario al hogar, pero quien recibe siempre el aprecio y adoración es la MADRE.

Partiendo de este hecho no existe patriarcado al menos modernamente hablando bajo mí concepto. La MADRE aconseja y equilibra, el PADRE da la fortaleza y el apoyo.

Con la anterior afirmación se cae la teoría de las seudo-llamadas organizaciones de género que luchan por la reivindicación de la mujer, lucha donde se han colado otros grupos de la llamada sociedad civil, sin embargo considero que son una tergiversación psíquica de sentimientos y como tal deben ser tratados no como un segundo tercer o centésimo género.

Se pretende introducirnos en la memoria conceptos erráticos que parten de un marxismo trasnochado que pervierte los conceptos de sociedad.

Hasta el lenguaje lo han complicado obligándonos a decir: Niño-niña, el fulano-la fulana… Mas cuando nos referimos al ser humano nos referimos con respecto al único género que tenemos en la tierra y que no deben confundirnos…”GENERO HUMANO”. No me veo escribiendo humanos y humanas o el error que cometió un gobernante centroamericano diciendo en una reciente comparecencia… El mundo y la munda. De pronto lo que aprendimos en la escuela vienen a cambiárnoslo.

He decidido hoy escribir acerca de este tema porque hay quienes desean menospreciar y eliminar la labor que realizan los hombres convertidos en Esposos y Padres que no olvidan ni desprecian su labor de origen y naturaleza.

Hemos de reconocer que así como hay hombres responsables e irresponsables también las hay en mujeres, pero no por eso su labor queda eliminada y confundirnos con esa teoría errática de patriarcado y matriarcado.

El hecho que existan asesinatos de mujeres cometidos por sus ex cónyuges o cónyuges actuales y que de igual manera sucede en el sexo opuesto. Pasa que estos no tienen la misma relevancia porque se aprecia a las femeninas.

Entonces hemos de considerar que para que exista un hijo que ha de ser un miembro de una sociedad, debe existir un PADRE y una MADRE, necesarios para una sociedad en la formación de estos para forjar una sociedad libre, justa y prospera. Cierto es que necesitamos el cáliz del vientre de la MADRE para incubar al nuevo ser, también necesitamos del sembrador que lleva la semilla para germinar: “el PADRE”.

Hay PADRES muy responsables que aman a sus hijos siempre y los hemos visto cocinándoles, lavándoles las mantillas, yendo al parque, jugando, haciendo tareas escolares, yendo y acompañando al a consultas médicas, hasta los hemos visto yendo a la disco con ellos cuando ya son jovencitos.

Felicitaciones a los PADRES de Familia que celebran su día durante este mes en las naciones donde viven.
Siento no complacer a aquellos que les gusta complicar el lenguaje.

Por: Msc.Julio García Ch.
Seudónimo: Leo Acosta/Sueño de luna/Juglar de sueño
Colaborador y locutor en Radio en línea Radio Satelitevisión y Americavisión