Un video en el que se observa al arquero tratando de impedir un penal por parte del equipo contrario, cuando el jugador patea la pelota lo que hace pensar que el gol nunca será anotado, el portero corre para celebrar la jugada y en menos de cinco segundos la pelota rebota y entra a la arquería como por arte de magia.

El clip fue grabado durante un partido de fútbol asiático y que muchos se han atrevido a catalogarlo como el “penal más loco de la historia”.

El video rápidamente se volvió viral debido a la manera en la que el penal fue realizado, cuando el arquero pretendía celebrar mientras que la pelota tomo otro rumbo yéndose directamente a la portería.