Pequeños inversionistas colombianos de restaurantes y más de 10 mil empleos directos están en riesgo por proyecto de Reforma Tributaria

378

La aprobación de uno de los artículos del proyecto actual de reforma tributaria tendría un gran impacto negativo en el empleo, la inversión y el recaudo de impuestos provenientes de las franquicias de restaurantes en Colombia. Así lo sostuvieron representantes de Buffalo Wings, Pizza Hut, Subway, Kinco, Dunkin Donuts, Grupo Alsea -que reúne a Dóminos Pizza, Burger King, PF Changs y Starbucks- y Arcos Dorados, representante de la marca McDonald’s en Colombia, quienes agregaron que más de 500 expendios de comida, la mayoría de ellos en manos de inversionistas pequeños colombianos, cuyo negocio opera a través de franquicias, se verán afectados por la medida.

Bajo la premisa de obtener un mayor recaudo, el artículo 192 del proyecto tributario que cursa en el Congreso de la República prevé unificar a los establecimientos que expenden comida en el impuesto al consumo y eliminar el IVA en el servicio de restaurantes. De ser aprobado, todos los empresarios de estos establecimientos no podrán descontar el IVA que pagan por sus insumos y servicios, aumentarán sus costos de producción y verán inviable la continuidad de sus operaciones comerciales. En promedio, el impacto en rentabilidad es de entre 4 % y 7 % dependiendo de la estructura de costos de cada franquicia. Para algunas empresas del sector, dicho impacto generaría pérdidas operativas de entre -1 % y -2 % sobre el ingreso.

“Entendemos las necesidades fiscales del Gobierno y estamos dispuestos a poner de nuestra parte, pero solicitamos que se mantengan las condiciones tributarias existentes en la actualidad”, sostuvo Claudia Barreto, Directora de la Asociación Colombiana de la Industria Gastronómica ACODRÉS. “Muchos negocios reducirían su inversión en Colombia, también se verán obligados a cerrar, otros trasladarán el impuesto a los consumidores y otros no tendrán más remedio que reducir el número de empleados en sus locales”, agregó.

En Colombia, de 104 franquicias se ha pasado a 430, siendo restaurantes uno de los segmentos con mayor crecimiento. En total las franquicias generan 37.000 empleos directos formales, de los cuales 10 mil son aportados por restaurantes.

Según el DANE, sólo en 2015, el sector de comercio, restaurantes y hoteles creció 4.1 por ciento frente al año anterior, mientras que el crecimiento de la economía en general se ubicó en 3.1 por ciento. Estas mismas actividades económicas representan el 30.2 por ciento de la población ocupada en las 13 principales ciudades capitales y son responsables por la mayor cantidad de jóvenes trabajando en el país con el 28.8 por ciento de participación a junio de 2016.

“Solicitamos mantener el esquema tributario actual; es decir, la coexistencia del Impuesto al Consumo al 8% de manera general y, por excepción, el Impuesto a las Ventas para franquicias, concesiones o uso de marcas en el porcentaje que se determine, pues los resultados de este esquema en materia de recaudo, creación de empleo y aceleración del sector son positivos y de público conocimiento”, explicó Claudia Barreto.

No existe fundamento o justificación técnica para agrupar a todos los restaurantes en torno al impuesto al consumo, mientras que todas las demás actividades que ofrecen bienes y servicios con alto componente de IVA se mantienen bajo este régimen general. Gravar un servicio común y ordinario de toda la población con un impuesto típicamente asociado a productos con otras condiciones como (tabaco, alcohol o bienes de lujo) puede engrosar las cifras de desempleo y desestimular el crecimiento de una actividad económica de gran potencial durante los próximos años.