En Indonesia, un piloto en estado de ebriedad logra llegar a la cabina de mando de un avión de linea con 154 pasajeros.

Las cámaras de seguridad lo captaron primero pasando sin problemas a los guardias de seguridad.

Posteriormente, discutiendo con su copiloto. Además, los reportes indican que trató de enviar un mensaje a la tripulación, pero las palabras se “barrían”, por lo que los pasajeros se dieron cuenta y solicitaron un cambio de piloto. De lo contrario, el conductor pudo despegar aún en ese estado.

Más aún, varios pasajeros bajaron para verlo, pero el conductor bajó hasta que un auto llegó por él y de inmediato entró al coche para evitar ser captado, de acuerdo con medios locales.

La aerolínea responde

El director de la empresa, Eddy Roesdiono, aseguró que el piloto no estaba borracho, aunque al ser cuestionado por las pruebas que supuestamente se le realizaron, dijo no estar enterado de los detalles.