Pirelli mueve ficha y rebaja la presión de sus neumáticos

Pirelli había estado en el ojo del huracán por establecer presiones mínimas altas. Pero desde Spa-Francorchamps, ese valor se ha reducido de forma gradual

283

Pirelli cambia de actitud con las presiones de sus neumáticos y empieza a rebajarlas hasta valores más competitivos tras las críticas recibidas por su conservadurismo. La marca de neumáticos quería evitar a toda costa los problemas estructurales y por eso mismo estableció unas cifras mínimas muy altas, pero ahora hace concesiones a medida que comprueba que es posible rodar en números más competitivos.

Este año, los milaneses han sido criticados en múltiples ocasiones por establecer unas presiones mínimas exageradamente altas. Era su respuesta a los reventones de 2015, una reacción para cortar de raíz con todo fallo de los neumáticos y la mala prensa que les acompaña. Esta determinación suscitó las críticas de la mayoría de pilotos, con nombres como Lewis Hamilton, Jenson Button o Felipe Massa tachando la situación de “una broma”.

Pero desde Spa-Francorchamps, Pirelli ha reducido de forma gradual la presión de sus neumáticos, según informa la revista alemana Auto Motor und Sport. En Monza, éstas pasaron de 23.5 y 21.5 PSI a 23.0 y 20.5. En Singapur, bajaron a 20.0 PSI en el tren anterior y de 17.5 a 16.5 en el posterior.

Estos cambios facilitarán la vida a los pilotos, que lo tendrán más fácil para hacer que sus P-Zero trabajen en la temperatura óptima.  Incluso Toto Wolff, director ejecutivo de Mercedes AMG, admitía abiertamente la importancia que esta variable tiene en el rendimiento del monoplaza.

“Entiendo a Pirelli; tuvimos fallos el año pasado y la integridad es súper importante para un proveedor de neumáticos. Por eso los hinchan como globos, lo que nos perjudica. Todas nuestras simulaciones se ven perjudicadas por un neumático cuyo comportamiento es completamente diferente a lo que esperábamos”, decía tras el fin de semana de Spa-Francorchamps.

“Tener una superficie de contacto, que es la mitad del tamaño que se esperaba, es muy difícil. Tampoco me gusta mirar a las temperaturas y tener una estrategia de carrera basada en las temperaturas y presiones de los neumáticos. Pero es lo que es”.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente