Un terremoto de magnitud 6,1 sacudió este lunes la capital filipina, Manila, y las provincias periféricas, dejando ocho muertos y provocando daños en infraestructuras.

Un video capturó el preciso momento cuando el agua de una piscina de un rascacielos en la capital de Filipinas, Manila, se rebalsa por el costado de la edificación tras el movimiento telúrico que sacudió al país asiático este lunes.

El terremoto, de magnitud 6,1, ha dejado ocho muertos por derrumbes y numerosos daños materiales.

La gobernadora local Lilia Pineda ha informado de que hay un número indeterminado de personas atrapadas en un supermercado y que los recatistas continúan trabajando para salvar a los sobrevivientes.