Ahora es posible imaginar un futuro en el que en tu mesa de noche no haya una lámpara sino plantas que brillen en la oscuridad y te permitan leer, o que mientras caminas de noche por la ciudad, las calles estén iluminadas por las hojas de árboles que se tornan de un color verde fluorescente, como si fueran luciérnagas.

Esto es lo que pretende el profesor de ingeniería química y su equipo de trabajo del Instituto Tecnológico de Massachussetts (MIT, por sus siglas en inglés), quienes transformaron una planta de berro para que pudiera alumbrar en la oscuridad.

El estudio fue publicado en la revista Nano Letters, y detalla por primera vez el desarrollo de un sistema de «nanobónica vegetal», que logra que diferentes plantas emitan luz durante casi cuatro horas a través de sus hojas y cuyo rendimiento puede mejorarse con facilidad.

La visión de los investigadores es crear una planta que funcione como lámpara de escritorio y que no necesite enchufarse. Este experimento abre el camino para utilizar plantas en lugar de otras fuentes de iluminación en el futuro.

Esta tecnología está basada en el uso de nanopartículas que logran transportar diferentes elementos hasta el interior de la planta, sin necesidad de utilizar ingeniería genética. Los autores han empleado una técnica consistente en empapar la planta en un fluido donde previamente se han diluido nanopartículas a las que se ha adherido la enzima luciferasa, la misma que da su brillo a las luciérnagas.

En este proceso participa también una molécula denominada coenczima A, que facilita el proceso.

La luz que se obtuvo fue tenue y se emitió por cerca de tres horas y media. Pese a esto, los investigadores creen poder aumentar su intensidad, así como el tiempo que se mantiene encendida.

Para apagar la planta es necesario agregar nanopartículas que contienen un inhibidor de la luciferasa. Esto permite que la luz desaparezca en respuesta a condiciones ambientales, como la salida del sol, por ejemplo.

En noviembre del 2017, estudiantes de la Universidad Nacional crearon una lámpara que alumbra gracias a la fotosíntesis. El invento, llamado TerraBatt, funciona gracias a un sistema que obtiene la energía del proceso residual de fotosíntesis de las plantas y lo convierte en electricidad.