Poemas de la poeta nicaragüense Verónica Rosil

2430
Verónica Rosil escritora y poeta nicaragüense

No existe el silencio para el olvido

Sobre una mesa
una planta goza sus fúnebres hojas
se marchita,
no hay anhelo que la encuentre
a la memoria de la vida,
alrededor,
las paredes con sus muecas del tiempo
juegan a ser adivinos
(magos de la nostalgia)
Cobijados por muebles con libros viejos
Libros en espera de abrir el corazón
al aficionado de la belleza
o la ironía y sus verdades.
Turbia esperanza,
cuando muchos nacen convertidos en aparatos digitales:
ciegos de espirito
sordos del alma.
La tierra llora las llagas provocadas a su flora y fauna
los extinguen a cenizas
gigante cicatriz
que no desvela las conciencias humanas
conciencias robotizadas por dinero.
¿Quiénes somos para bofetear lo que Dios ha creado?
¿Quiénes somos para meter en una retratera el canto matutino de las aves, la pasión de los monos colgándose de las lianas, el rugir de los leones y sus sueños eróticos y las venas de peces en los ríos?
¿Quiénes somos para borrar las verdes montañas y deshidratar las esperanzas de nuestras futuras generaciones?
¿Quiénes somos para secarnos la mirada, el olfato el oído, la voz y el tacto?
Seamos la gota de agua que alimenta la huérfana planta que crece en el asfalto.

Crecí con los espantos

Despierto en las madrugadas por trotes de caballos
a su andar
rechina la muerte en las conciencias de las almas.
Nadie se atreve a levantarse
Nadie está libre de pecado.
Las noches son un lúgubre escenario
la mona salta sobre los techos, mientras la mano peluda
juega con los pies desnudos de su víctima.
La Taconuda, danza en el tímpano del desvelo
de la calma y la paranoia del corazón.
Luego, alguien toca la puerta, arrastra las cadenas del infierno.
Aúlla la oscuridad y la Cegua desviste al infeliz, feliz amante
Seguido, repica la campana de la iglesia
inicia la misa, precedida por el padre Valdivieso
a quien decapitaron la voz, pero no el alma.
Crecí en la algarabía del azufre, del ritmo de la filarmónica o el canto de la lechuza
es la fiesta de los ahuizotes que se percibe en la eléctrica pelusa de la piel.

Cupido irreverente

Un pinchazo de aguja
abre inmenso vacío a la reflexión.
Danzaba el orgullo de nuestras palabras
como venenoso dardo.
El consuelo de humedecer el alma
buscando refugio en el canto de las aves
había fracasado, cuando una nube
de zancudos interrumpió el silencio.
Di un paso y puntiagudas palabras
penetraron en mis pulmones.
La falta de oxígeno agotaba la esperanza
de un abrazo que abrigara
esa guerra perdida.

Bluefields

No voy a olvidar la perla nocturna
que desde el cielo
esculpía su reflejo
en tus desnudas aguas melancólicas.
No voy a olvidar tu sangre que hierve
Al son del Palo de Mayo
fibra s corporales de tu gente…
¡Cómo olvidarte !si al entrar a tu puerto
me recibiste como ese beso anhelado
después de una larga ausencia
Bluefields
Tu sangre ha latido en mis venas
con sabor a coco y rondón.
despierta cantos de sirenas
y yo poeta de Managua
guardo ese orgasmo
que provocaron tus tierras.

Negro

Huracaneas tu cuerpo de paisajes costeños
serpenteas caderas, muslos, pasión.
Tendría que navegar por el rio escondido
descubrir tu muelle
escuchar el tambor de tu tic tac
describiendo historias
Y luego, enamorada de ti
estallar en el fuego de tu cuerpo
dotado de Dioses
de noches infernales.

Por: Verónica Rosil
Nació en Managua el 7 de julio 1982. Licenciada en Administración turística y hotelera. Estudiante de la carrera de Lengua y Literatura. Ha impartido talleres de narrativa y poesía a maestros y niños en comunidades rurales y urbanas. Actualmente, labora como bibliotecaria y docente en el Colegio Teresiano de Managua.

Libros y antologías:

  • Libros publicados: “Aventuras y Travesuras Silvestres” cuentos infantiles 2009; “Luna Desnuda” poesía, 2013 y “Arrecifes” poesía 2016 (publicado en El Salvador) y “Los Fantasmas de una dama” cuentos breves 2021.
  • Ha publicado en las Antologías: Novísimos, Poetas Nicaragüenses del tercer Milenio; Nicaragua en las Redes de la poesía; 18 Voces de la Narrativa Nicaragüense; Tierra breve, minificciones 2018, así como, en diversas revistas y suplementos literarios. Fue miembro durante 5 años del Foro Nicaragüense de Cultura. Integrante de la Fundación Poetas en Órbita y Colectivo Intercultural Poetas Sin Fronteras.