Inútilmente

Intenté olvidarte como se olvidan ciertas cosas
Inútilmente como el surco a la simiente sus rosas
y se, fue como querer no florecer en primavera
igual que la enredadera que florece aunque no quiera.

Y se, fue cruel envejecer amándote sin poseerte
así como se ama la vida más allá de la muerte
pero aún más cruel será cuando me recuerdes en vano
al igual que florecen algunas espigas sin grano.

Eres sed dulce, orgullosa y frágil como una rosa
como no amarte si en mi viejo poema tú eras mi prosa
dígame, señora usted, sabía bien ¿cuánto yo la amaba?
pero su amor fue como la corriente que se marchaba.

Y sé, no será fácil para ti ni para mí vernos
tú con otro cariño y yo con otra después de querernos
amor mío has hecho mella en mi pecho dejando un hueco
como un pozo vacío que sólo le ha quedado el eco.

Sin reproche

Ha transcurrido mucho tiempo
desde nuestra última vez
en que nos vimos y no te lo niego
te he echado mucho de menos.
Los veranos con sabor a invierno
no pasan fácilmente.
He extrañado tus ojos vivos, vibrantes
penetrados en los míos.
Te cuento
en la tormenta del invierno pasado
me asustó tanto
como el miedo de no volverte a ver jamás.
Me he sentado junto a la hoguera
en las noches frías a esperarte
aunque sé que no llegarás.
Tengo imágenes perpetuas, imborrables
de todos tus lunares y la misma luna de aquel
entonces hace blanquear los árboles.
Me alumbran imágenes de tu piel
yo sé que no sabrás de todas mis noches
en espera de tus besos
y de todos los ocaso esperando tu regreso.
Sé que vives con otro hombre
y tal vez no me ames.
No, no, no hay reproche.
Quizá es tiempo de que seas feliz
ya, en mí nunca encontraste lo que precisabas
o tal vez llegaste tarde a la estación de nuestro tren
y yo legué mucho antes
y lo abordé esperando verte en algún sitio
sentada esperando por mí,
pero no, no fue así.
Abordaste un barco
cuyo rumbo no llegó a tierra,
chocó en un arrecife
y fuiste así naufragando otros mares
otros parajes
hasta llegar años más tarde.
No era un barco rebelde mía,
era un tren.
Inmigrante del cosmos

Un Cielo sin tu luna
no es la noche perfecta
de estrellas,
en la que suelo nacer y correr
en los parajes de tu cuerpo.
Un Cielo sin ti
no es a la luna que suelo mirar
minuciosamente
pensando que es de queso
y que me comeré un pedazo,
o que soy un astronauta
el primero que pise tu luna.
Una luna sin ti, es morir de frío
extrañándote al ritmo de su luz.
Un Cielo sin ti,
una luna sin tu Cielo,
hacen de mí un inmigrante del cosmos
buscándote cerca de la osa mayor,
abrazándote junto a la estrella del poniente.
Como desde niño amé el infinito
sin saber que eras tú.
Ese pequeño diminuto espacio
con rumbo a la eternidad.

La libertad es nuestra

Resplandeciente perla que habitas entre
el azul y blanco del cielo y el mar.
Guárdame entre tus brazos volcánicos
el pendón de mi soñar.
Habítame entre tu selva como el rey león,
como el guardabarranco en tu corazón
y te cantaré esa melodía sonora con mi alma
de campesino con sabor a leche y baho de toro
y seré la esencia de mi gente que sonríe.
Arde en fuego por defenderte azul cielo
que en tierra de mujeres hermosas
y de hombres fieros
como el gran Alejandro Magno
como Darío.
Como la mujer mayagne que crio sus
hijos a la orilla del río,
como los mártires que dieron su sangre
por la libertad.
Y por cientos de miles que llevan
sangre bravía en sus venas.
Por la risa buena de los niños
por la victoria de la paz, canción de los
abuelos.
Levanto mi canto que no es más que las
letras de mi alma enamorada, por que
pariste la mujer que amo y la que más me
amaba y la que amé.
Bendecid ¡Oh soberano Dios! Los más
nobles corazones de mi tierra y que
escuche el mundo, la verdad de mi gente
fiera:
campesina, negra, sumos, blancos, ramas
misquitos y mestizos
hechos de barro y lagos y volcanes.
Alzar este canto sonoro de mi patria que
corre por las venas de los nicaragüenses.
La libertad es nuestra.

Carta a Malena

Hola, Malena.
¡Espero que estés bien!
Te escribo esta carta, para contarte que estos inviernos
han sido cruel; demasiado frío, me ha hecho falta tu abrigo,
esa piel caliente como hogueras encendidas.
Ya sé Malena, que no es usual escribir una carta en estos
tiempos.
Pero quiero que vuelvas a los tiempos de Romeo
y Julieta.
Y que te detengas junto al atardecer a leer lo que yo te escribo
a kilómetros de distancia.
¡Ay, Malena! Me he dejado crecer la barba
y no me ha dado ganas de ver la tv ya que sin ti
son aburridos los cines.
Y mi gato de angora ya no es el mismo
es como si extraña tu andar descalzo
y tu cara despeinada.
Las flores del jardín del frente se
marchitaron, ya ni el invierno las riega.
Malena, no te escribo para que te
compadezcas de mí.
Solo quiero contarte
mi invierno número once sin ti.
Me contaron que tienes dos hijos
que el mayor tiene cinco y que la menor
tiene tres.
La verdad me da gusto por ti.
Sé que le amaste tanto; como yo a ti.
Y así es la vida el amor de mi vida con
el amor de su vida.
Se puede vivir, dicen.
Si se puede pero nunca nada es igual.
Yo de seguro
después de esperarte once inviernos
creo que me iré con las golondrinas
esta vez a buscar verano ya que eres feliz
al lado de él.
Malena, quiero que sepas que la primera hija
que me tengan se llamará Malena y así te amaré
hasta el último día de mi vida, y Malena cuidará de mí,
como siempre quise.
¡Ah, y regaré los jardines que planté, ya que así, solo así
recordaré los once inviernos
que te esperé junto a la hoguera!.
Sé feliz.
Atentamente: Matische
Tu amor de siempre.

Síntesis biográfica

Josdan Ojeda (n. 05 de abril de 1999). Es poeta y escritor nicaragüense. Escribe poesía desde los siete años de edad y en su paso por la educación primaria y secundaria se destacó recitando en los actos culturales y se dio a conocer tanto en la población estudiantil que se ganó el título de Poeta del pueblo. Ha participado en diferentes Festivales de Poesía en todo el país, hecho que lo llevó a convertirse en una de las promesas poéticas admiradas de su pueblo. También escribe relatos, crónicas y prosa. En su obra literaria aborda diferentes temas. Toda su obra literaria está inédita. Actualmente prepara su primer poemario que tiene previsto publicar el próximo año.