valencia+1

Desde esta semana se colocaron en la Marina de la ciudad mediterránea de Valencia (España) unas esculturas que desde el primer momento han llevado a la polémica. Se trata de representaciones de sexo explícito, en las que se pueden contemplar masturbaciones, sexo anal o felaciones, entre otras prácticas carnales.

Estas creaciones son obra del artista Antoni Miró, oriundo de la ciudad valenciana de Alcoy que están inspiradas en el arte griego, en el que eran comunes este tipo de representaciones, como hoy en día se puede observar en muchos museos del mundo.

La exposición de dichas representaciones ha causado polémica ante la opinión pública debido a que numerosos ciudadanos no las consideran apropiadas para exponerse en la vía pública donde están expuestas a la mirada de todo público inicialmente de niños.

Entre los críticos se encuentra la conservadora Asociación Foro de la Familia que ha exigido que las obras sean retiradas. Según su delegado en Valencia, Vicente Morro, estas podrían vulnerar la Ley de Protección Jurídica del Menor al exponer a estos “a escenas inadecuadas para su edad, y sin que los padres que lo deseen puedan pasear libremente por la zona si quieres evitar su visualización”.

Por su parte, el artista cuestionado afirma que “siempre hay personas malpensadas que se aferran a ideas muy extrañas y antediluvianas”. Las piezas expuestas actualmente en la Marina son parte de una exposición que se inaugurará próximamente en un centro cultural de la región.