En las últimas horas, unidades de la Armada Nacional en el desarrollo de una operación coordinada con la Policía Nacional incautaron 390,5 kilogramos de clorhidrato de cocaína y capturaron a dos sujetos de nacionalidad española en la jurisdicción del Comando Específico de San Andrés y Providencia.

Unidades de Reacción Rápida de Guardacostas de San Andrés y el buque ARC “Roncador” realizaron la interdicción marítima de la embarcación de nombre “Relax Too”, que por información de la Regional de Inteligencia del Caribe fue remolcada al muelle de la Estación de Guardacostas de San Andrés, donde se realizó inspección detallada con buzos de la Armada Nacional y con un binomio canino hallando dos caletas con sustancias desconocidas en compartimientos ocultos.

Personal de la Policía realizó la Prueba Inicial Preliminar Homologada – PIPH, arrojando positivo para 390,5 kilogramos de clorhidrato de cocaína.

El alcaloide y los capturados fueron puestos a disposición de la Sijin de la Policía Nacional.

Un barco que estaba casi listo para zarpar con destino a Europa, sería el objetivo de las organizaciones narcotraficantes, quienes se dieron a la tarea de adquirir unas maquinas industriales usadas para triturar caucho, allí ocultaron la droga, la pesada maquinaria había llegado a Cartagena en un tracto-camión proveniente de  Bogotá, una vez en la ciudad histórica fue llevada hasta un puerto y con documentación falsa pretendían ingresarla como carga suelta hasta la nave que la llevaría al viejo continente.

La coordinación y el trabajo que se adelanta con las terminales marítimas permitieron alertar a las autoridades del envío de una carga poco común con destino a Rotterdam en los países Bajos, con la ayuda de un escáner se reviso inicialmente la carga, la densidad del metal impedía observar si habían cuerpos extraños contaminantes en el interior.

Al  mismo tiempo la inspección intrusiva contó con herramientas para destapar parte de las maquinas, el apoyo del canino antidrogas fue fundamental, este insistía a su amo de la presencia de alucinógenos al interior, después de varias horas, se liberan unos tornillos que sujetaban parte de la estructura del motor, de repente cae una bolsa de color negro, al destaparla se observa una sustancia pulverulenta de color blanco, las pruebas permitieron identificar que se trababa de clorhidrato de cocaína.

Después de desarmar la totalidad de las maquinas se encontró 69 kilos de cocaína, curiosamente la sustancia no estaba prensada ni presentaba marquillas particulares, el envío se había ocultado en los espacios de los motores de las maquinas de tal forma que no alteraran ni modificaran su estructura original.

Las investigaciones continúan a fin de lograr la captura de los responsables de este envío.

Con esta incautación se evito que más de 69 mil dosis llegaran a las calles de Europa.

Este importante resultado hace parte de la ofensiva nacional contra el Narcotráfico, contemplada en el proceso de Modernización y Transformación Institucional (MTI) de la Policía Nacional, institución que a diario trabaja ‘Por una Colombia Segura y en Paz’.