Por favor, nunca hagas estas 11 cosas cuando estés besando

208

Existe una razón por la cual los besos en las películas son fuertes y apasionados y no pasivos y con sueño.
Recuerda las razones por las que querías besar a tu pareja en primer lugar y eso hará que el beso mejore para ambos.

  1. No pongas tu lengua delante de tu boca. A algunas personas les gusta liderar con la lengua y honestamente no entendemos por qué. La lengua es una guarnición: Si las cosas van bien con la lengua entonces adelante, utiliza más lengua. De lo contrario, sigue practicando por un tiempo para que no la asustes.
  2. Deja de pensar tanto sobre tu siguiente movimiento. Esto no es ajedrez, se trata de besar, y mientras intentas analizar lo que la otra persona probablemente hará a continuación para sentirte preparado, lo único que conseguirás es olvidarte del momento, que es exactamente lo contrario de donde realmente quieres estar.
  3. Se vale bromear con ella sólo antes de que te conviertas en un completo idiota. Así que cuando tratas de alejarte de tu chica con la intención de molestarla, eventualmente ella sentirá que estás jugando con ella, que honestamente, lo estás haciendo.
  4. 4. Definitivamente intenta controlar tu saliva para que no se convierta en un río que corre entre ambos. Algo así como cuando la gente no parece entender esto y sólo descubren ese hecho cuando están ahogándose en un mar de su saliva y sienten que necesitan una copa para escupir un poco… Sí, eso.
  5. Si no sabes a ciencia cierta que les gusta morder duro, no lo hagas. Una mordedura de labios puede ser cool, pero hay personas a quienes simplemente no les gusta o lo prefieren en niveles variados de presión. Así que si ninguna de las dos posibilidades te consta, no hundas tus dientes en sus labios como si estuvieras comiendo un corte de carne.
  6. La pasión es buena. Pero perforar su rostro con el tuyo no es bueno en absoluto. La presión puede ser una gran herramienta, pero si sientes como que están inclinándose hacia adelante para aliviar parte de esa presión, cede un poco. Dicho esto…
  7. Inclínate! De nuevo, esto es cuestión de equilibrio. La delicadeza es un gran punto de partida, pero hay una razón por la que los besos de película son duros y apasionados y no pasivos y con sueño.
  8. Escucha lo que su boca está tratando de decirte. Gran parte del tiempo, la forma en que tu pareja te está besando es justo la manera en que quiere ser besada. Así que sobre todo en un principio, presta atención a cómo y dónde te está besando, porque es muy probable que así quiera que termine también.
  9. Por amor de Dios, no sólo te adhieras a sus labios. Sí, eso es un gran lugar para comenzar, pero también puedes tomar en cuenta: el cuello, las orejas, mejillas, nariz… son lugares muy besables por diferentes razones.
  10. Nunca vayas de 0 (besar) a 60 (sexo loco) a menos que explícitamente te diga que eso es lo que quiere. Muévete despacio, observa a tu pareja, y  si no te dice nada en específico pregúntale, pero por favor, no seas esa clase de imbécil.
  11. Mantén tu mente a la deriva dentro de tu lista de tareas pendientes. Estás besando a alguien que te gusta de verdad. Piensa en la frecuencia con que ocurre eso. ¡No muy a menudo! Recuerda las razones por las que querías besar a tu pareja en primer lugar y eso hará que el beso mejore para ambos. (Además, seamos honestos, no vas a organizar su armario por colores. Vives en un montón de ropa y probablemente lo hagas siempre. Está bien).

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente