Por irregulares en las importaciones de acero chino y turco, Colombia ha dejado de recaudar más de 25 mil millones de pesos

  • Al país están próximas a importarse más de 4 mil toneladas de barras aleadas chinas que podrían poner en riesgo la sismo resistencia de las construcciones.
  • En los últimos tres años, Colombia ha importado 154 mil toneladas de barra corrugada cuya composición química ha sido modificada por importadores.
  • Las importaciones de barras aleadas para construcción evaden el control de calidad que se aplica en la nacionalización de la mercancía.

440
acerocorrugado

El Comité Colombiano de Productores de Acero de la ANDI alerta sobre la futura importación de más de 4 mil toneladas de barras de acero aleadas provenientes de China, producto que entraría a competir con la industria nacional de forma irregular al no cumplir con normas técnicas.

De acuerdo con Camila Toro, Directora del Comité Colombiano de Productores de Acero de la ANDI: “Las únicas barras corrugadas que se importan como aleadas provienen de China y Turquía, países con los que Colombia no tiene TLC y por lo tanto pagan arancel. Para los demás orígenes, con arancel cero, los mismos importadores clasifican el producto correctamente, lo que permite concluir que el cambio de partida está motivado por la tarifa a pagar”.

Adicionalmente, a través de la clasificación arancelaria utilizada, las importaciones de barras aleadas evaden el control de calidad que se aplica en la nacionalización de la mercancía.

Según el Comité Colombiano de Productores de Acero de la ANDI, esta situación tiene consecuencias relevantes en varios frentes. Por un lado, hasta febrero de 2017 el país ha dejado de recaudar más de 25 mil millones de pesos por la irregularidad en las importaciones de acero de China y Turquía, es decir, se está generando un hueco fiscal a causa de esta situación.

De acuerdo con cifras de la DIAN analizadas por el Comité Colombiano de Productores de Acero de la ANDI, desde el año 2014 Colombia ha importado 154 mil toneladas de barras corrugadas para la construcción, cuya composición química ha sido intencionalmente modificada a través del incremento de los elementos aleantes, con el propósito de eludir los aranceles aplicables a países como China y Turquía.

Además, esta dinámica desleal afecta a la industria nacional de acero, pues China y Turquía tienen industrias de acero altamente subsidiadas y en el caso de China, son de propiedad del mismo gobierno nacional, que no se comporta como una economía de mercado.

Finalmente, y de acuerdo con el Ingeniero en experto Metalurgia Jairo Carrero: “al adicionar inadecuadamente elementos como boro o cromo a las barras corrugadas, se pone en riesgo una de sus propiedades esenciales para garantizar la sismo resistencia, que es la ductilidad. Ello ocurre porque estos elementos aleantes  endurecen el material y lo vuelven menos dúctil. En este sentido, ante un eventual sismo, el acero podría romperse y contribuir a que la construcción colapse“.