Por Miedo y Desconfianza vamos camino a decir “Otra vez nos equivocamos”

384
arma

La heroica, desde hace rato dejó de ser lo que antes era, paraíso de la tranquilidad, territorio de convivencia, sin que se observen soluciones a la vista, eso sí muchos discursos, promesas y reuniones de seguridad. El resultado, que la vida, honra, y bienes de los cartageneros siguen amenazados, Cartagena se ha vuelto una ciudad peligrosa e insegura, por ello muchas formas de violencia se han tomado la ciudad, el alcalde encargado PEDRITO PEREIRA CABALLERO, por mucho que quiera con su gestión y esfuerzo tapar la brecha que dejaron administraciones anteriores, en el corto tiempo le es imposible, sin embargo la principal petición al asumir el cargo ante el Ministerio de Interior, fue la solicitud de cámaras para sectores azotados por la violencia, donde comenzó implementando otras tecnologías para combatir la delincuencia, que apuntan a bajar los índices, prevenir la violación de los derechos humanos, minimizar los factores de riesgo y delincuencia.

Las causas de la violencia en Cartagena son suficientemente conocidas, estas son un verdadero coctel atómico, que van desde la pobreza, la miseria, los negocios ilícitos, el consumo de drogas y alcohol, la intolerancia social, la pérdida de la autoridad familiar y la pérdida de principios y valores, propios de un Estado y de una sociedad en crisis, trayendo consigo Miedo y Desconfianza. La inseguridad sigue siendo uno de los problemas más difíciles de erradicar, a pesar de la gran campaña que el señor alcalde al lado del director del PES.PR están llevando diariamente a los barrios para que tengan conocimiento que existe un Distrito que vela por ellos, sin embargo en las últimas semanas se han presentado diversos casos de SICARIATO; de igual manera se incrementaron los robos, aumento acelerado de las pandillas; que comprueban la situación por la que estamos pasando y alerta a las autoridades sobre las medidas que se deben tomar. Medidas que en el pasado a pesar de muchas estrategias y reuniones que se realizaron no dieron resultados positivos, por eso esperamos mucho más del alcalde encargado PEDRITO PEREIRA CABALLERO, porque lo que está sucediendo, es la historia diaria de miles de cartageneros que han perdido sus bienes y algunos hasta la vida por culpa de los delincuentes. Estos problemas de inseguridad son causados por la ausencia de oportunidades para la gente de escasos recursos, quienes diariamente conviven con el desempleo, hambre, discriminación, drogadicción y vulneración de su dignidad, mientras las personas encargadas de buscarle una solución a estos casos, a excepción del actual alcalde que ha demostrado abnegación y entrega total; viven en su mayoría arropados de la corrupción, cuyo inconveniente a esta problemática social es la “INVISIBILIDAD” por parte del Estado, .la corrupción demostrada pero absuelta por vencimiento de termino, de estos funcionarios de gobierno que roban o no cumplen con su trabajo, que se llevan el dinero de los impuestos en vez de gastarlo en obras públicas y proyectos para mejorar la calidad de vida del cartagenero, hacen que este tipo de acciones no permiten que se progrese como debería ser constitucionalmente. Cartagena ha sido una ciudad desde la colonia construida sobre infamias y hechos violentos estamos sumergidos en un diario vivir de zozobra y angustias, producto de esto estamos siendo víctimas de uno de los fenómenos más desastrosos de las grandes ciudades que es la inseguridad, que ha venido desarrollándose de forma exponencial en nuestro diario vivir.

Se avecina un cambio sustancial en el manejo de las riendas del Distrito y el pueblo debe tomar una determinación drástica y no seguir eligiendo a los mismos que jamás van a cambiar, porque cuando estén en el poder, el nepotismo, la corrupción y el favoritismo seguirán actuando como CANCER que carcome nuestra ciudad. Las decisiones se tomaran sin el consentimiento popular y sin pensar en aquellos que puede afectar estas decisiones; se volverá cultura y costumbre permitir que los políticos nos roben de frente, porque desde niños crecimos con el estigma que “Todos los políticos son corruptos”, y es por esto que en vez de protestar y no seguir eligiendo a los mismos, simplemente agachamos la cabeza, suspiramos y nos decimos en voz baja, muy baja, “OTRA VEZ NOS EQUIVOCAMOS”.

Por: William Hundelhausen Carretero
Presidente Nacional APIC

WILLIAM-Hundelshauseen-Carretero