¿Por qué la Tierra es azul?

431

Planeta TierraHace más de 25 años, una de las fotografías más famosas de la Tierra- “Un punto azul pálido” – fue capturada por la sonda espacial Voyager 1 conforme volaba cerca de Plutón el 14 de febrero de 1990. La imagen, que muestra nuestro hogar como un diminuto pixel en el vasto vacío del cosmos, sobresalta lo solos que estamos en el Universo.

Pero, ¿podría ese diminuto haz azul ser utilizado para ayudarnos a encontrar vida en el espacio? ¿Los otros planetas habitables tienen el mismo color? Estas son las preguntas que busca responder un nuevo estudio de la Universidad de Washington, que indaga si el color de nuestro planeta podría ser clave a sus características dadores de vida.

Por medio de una técnica llamada fotometría, que mide la intensidad de la radiación electromagnética, los investigadores descubrieron que los colores pueden decirnos mucho acerca de la composición de un planeta – pero necesitamos ser cuidadosos, porque el hecho de que sea azul, no quiere decir necesariamente que sea habitable.

El azul de la Tierra es el resultado de lo que conocemos como la dispersión de Rayleigh – la forma en que la luz solar esparce las moléculas en nuestra atmosfera – que hace que el cielo se vea azul cuando miras hacia arriba. Este brilla azul también se extiende al espacio, lo que hace el Punto Azul Pálido sea importante.

Las condiciones atmosféricas de otros planetas también pueden emanar un brillo azul, pero eso no quiere decir que sean habitables. Aunque el color puede ser una pista falsa, el espectro de reflectancia de luz que un planeta emite es otro historia. En el caso de la Tierra, los investigadores afirman que éste espectro con forma de U podría ser una señal de que el mundo es en realidad habitable. Como explican en el estudio:

“Su forma arriba-abajo-arriba deriva de las mismas características que hacen de la Tierra un punto azul pálido en el primer lugar: la dispersión de Rayleigh en la parte más azul del espectro, algo de absorción en la parte más verde debido al ozono en la atmósfera, lo cual como el oxígeno que respiramos no existiría sin vida y, finalmente, la luz roja, debido a la reflectancia continental, pero también de la vegetación generalizada de la Tierra que refleja fuertemente en infrarrojo”.

Al combinar la capacidad para medir este rango de luz con otro factores respecto a la habitabilidad de un planeta, entonces podríamos estar haciendo una reducción importante de la amplia gama de exoplanetas potencialmente habitables a estudiar.