¿Por qué las ballenas son más grandes que antes?

115

Puede que no parezca, pero vivimos en un mundo lleno de gigantes. La ballena azul es el animal más grande que ha existido en el planeta.

Las ballenas azules son parte de un grupo llamado misticetos, se caracterizan por contar con barbas en lugar de dientes. Este tipo de ballenas barbadas perdió sus dientes gradualmente reemplazándolos completamente hace unos 20 millones de años.

Sabemos mucho acerca de las ballenas barbadas, que incluyen ballenas azules, jorobadas y ballenas francas, entre otras, pero ¿por qué y cuándo se convirtieron en gigantes?

En un artículo publicado en Proceedings of the Royal Academy B, investigadores examinaron los fósiles de más de 140 ballenas que representan a 13 especies modernas y 63 especies extintas para averiguar cuándo y por qué se hicieron tan grandes.

“Tenemos la suerte de que las ballenas tienen un registro fósil denso que nos permite abordar esta cuestión”, aseguró el coautor Nick Pyenson, curador de mamíferos marinos en el Smithsonian National Museum of Natural History.

Al observar los fósiles, Pyenson y sus colegas pudieron demostrar que hasta hace poco las ballenas se mantenían relativamente pequeñas, con longitudes promedio entre 5 y 10 metros. Eso sigue siendo grande según los estándares de los animales terrestres, y los científicos piensan que tanto las orcas como las ballenas saltaron por un brote de crecimiento hace millones de años cuando sus ancestros se movieron de la tierra al mar. Pero hace alrededor de 4,5 millones de años algo cambió, y las ballenas barbadas comenzaron a crecer dramáticamente. El registro fósil muestra que este cambio de tamaño ocurrió en varias especies de ballenas, todas alrededor del mismo período de tiempo, lo que indica que probablemente hubo un factor externo involucrado en el crecimiento repentino.

Alrededor de ese mismo período de tiempo, la Tierra estaba atravesando el comienzo de una Era Glacial. Las capas de hielo y los glaciares se congelaron y alteraron las corrientes oceánicas. Pyenson y sus colegas piensan que este fue el cambio que superó a las ballenas.

El cambio climático durante ese período también cambió la circulación de los océanos, creando áreas donde crecieron las aguas frías y ricas en nutrientes, concentrando el zooplancton (diminutas criaturas marinas que alimentan muchas ballenas) en puntos calientes biológicos.

De repente, tenía sentido tener un cuerpo más grande, capaz de viajar miles de kilómetros para llegar a las fiestas marinas establecidas en estas nuevas áreas. Los investigadores piensan que las ballenas más pequeñas habrían carecido de los recursos para hacer esos viajes largos y peligrosos, y ser más grande también les permitió aprovecharse de los remiendos densos de alimento que ahora estaban disponibles.

Hoy en día, Pyenson dice que las grandes ballenas están viviendo en el borde de un cuchillo. La acidificación del océano está empezando a alterar el zooplancton en el que muchas ballenas se apoyan para sobrevivir. Algunos de estos gigantes marinos podrían perecer mientras el mundo cambia de nuevo alrededor de ellos y otros podrían ser capaces de adaptarse y prosperar.

La pregunta ahora es ¿qué sucede cuando se pierde tanta biomasa en el océano? Todavía lo estamos descubriendo, pero parece no ser nada bueno…

Permitida la reproducción total o parcial citando la fuente