La reciente visita de Donald Trump al Vaticano dio mucho de qué hablar. Las expresiones de enfado del papa Francisco ante las sonrisas forzadas del mandatario estadunidense han acaparado las redes. Pero hay otro aspecto que también ha llamado la atención: ¿por qué Melania e Ivanka Trump eligieron un sobrio vestido negro y un velo para su audiencia con el Sumo Pontífice?

Si bien esta vestimenta, a ojos de muchos, resultó exagerada —e incluso tétrica, al grado de generar chistes gráficos al respecto—, existen razones de protocolo que explican el sobrio color elegido por la hija de Trump y la primera dama de Estados Unidos.

En días pasados, Melania e Ivanka Trump recibieron críticas en diversos medios porque, en su visita a Arabia Saudita, no usaron el velo que es requerido por ley para las mujeres en ese país. Y aunque las extranjeras no están obligadas a hacerlo, Donald Trump criticó a Michelle Obama por haber hecho lo mismo durante su visita en 2015.

Por esa razón, mucha gente se sintió extrañada cuando vio a las Trump, Melania e Ivanka, enfundadas en recatadas vestimentas negras y con un velo con el que, se ha dicho, “parecía que iban a asistir a un velorio” o estaban de luto.

Pero según Caroline Leaper, especialista en moda del periódico británico The Telegraph, existe un código de vestimenta específico para las mujeres que visitan a Su Santidad: vestidos negros de corte conservador, con mangas largas y velos del mismo color. Y ese fue justamente el protocolo al que se ciñeron las mujeres del clan Trump.

La razón de esta concesión es más política que de moda, según la columnista británica, pues el papa Francisco ha sido uno de los críticos más duros del mandatario estadunidense, sobre todo en los temas relacionados con el medio ambiente y la migración. Por eso es que era del interés de todos que la visita fluyera del mejor posible y sin contratiempos. Empezando con la vestimenta.

Ahora, si bien el protocolo sigue en pie, el papa Francisco se ha distinguido de sus antecesores por tener ideas más modernas y, según la gente del Vaticano, no es un hombre estricto en lo que a los códigos de vestimenta se refiere, de modo que dichas reglas ahora son más laxas.

Así, el hecho de que Melania haya optado por una mantilla tradicional de encaje e Ivanka haya elegido un velo un poco más moderno de tela de red, tiene que ver con el respeto por una tradición que a nuestros ojos podría parecer anticuada o anacrónica.

Como un dato adicional, entre los otros códigos de vestimenta que deben seguir las mujeres ante Su Santidad está el que sólo unas cuantas reinas y princesas de países católicos tienen permitido vestir de blanco frente al Papa: a esto se le llama “el privilegio del blanco”, y ha sido ejercido por miembros de la realeza como la princesa Charlene de Mónaco.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente