¿Por qué no celebramos un GP Olímpico con coches iguales?

214
  • Se celebraría cada cuatro años y se entregarían medallas de oro, plata y bronce al podio
  • La clasificación sería la media de las tres vueltas que habría por piloto y con pista limpia
  • Cada cuatro años tendríamos al mejor piloto de la parrilla; que quizá ni habría sido Campeón

La Fórmula 1 es un deporte global conocido y reconocido por todo el mundo. Es uno de los deportes más exigentes, tanto física como mentalmente. Mueve una gran cantidad de masas y de dinero, pero a pesar de todo el reconocimiento, no es un deporte Olímpico.

Uno de los principales causantes de que no sea Olímpico es el calendario. Cuesta encontrar una fecha que fuera bien para todos los pilotos y equipos, ¿pero el Gran Premio Olímpico contaría para el Campeonato? Luego entrarían en la ecuación todas las otras variables. ¿Qué variante del motor sería la escogida? ¿El kárting? ¿Fórmulas? ¿Qué fórmulas? ¿Y qué pasa entonces con los GT o los stock-cars? Esta última pregunta no la respondereré, pero tengo una propuesta para Bernie Ecclestone que estoy seguro que jamás rechazaría.

Actualmente, la Fórmula 1 es un deporte que desgraciadamente está muy marcado por la mecánica. Prácticamente, sin un Mercedes es muy difícil ganar. Con un Red Bull o un Ferrari hay alguna pequeña posibilidad, pero el resto de la parrilla es imposible que gane salvo carambola. Y aquí entra el eterno debate: ¿Quién es el mejor piloto de la parrilla?

Muchos optarán por Fernando Alonso, otros por Lewis Hamilton o Sebastian Vettel, o por el piloto que sea. Sin embargo, es muy difícil discernir con claridad cuál es mejor. Siempre entra en debate qué coches pilotaron, qué compañeros de equipo tuvieron – si la comparación se hace con pilotos de otra generación ya hay que analizar la época de la F1 -, etc.

¿Cuál es la solución? Si existe alguna es celebrar un Gran Premio Olímpico cada cuatro años con coches iguales para todos los pilotos. Con este GP saldría ganando la Fórmula 1 y los Juegos Olímpicos. Pongamos por ejemplo los Juegos Olímpicos de Londres en 2012: La F1 habría llegado con Vettel como bicampeón tras dominar dos años con Red Bull pero con Alonso brillando con Ferrari; y Hamilton pescando victorias cuando su McLaren se lo permitía. Además, esa temporada también contaba con Kimi Räikkönen fuerte en Lotus y con Michael Schumacher en Mercedes. ¿Alguien se habría perdido una carrera entre todos estos pilotos con el mismo coche para ver quién es mejor?

Para que tuviera éxito esta propuesta cabe contar con todos los detalles:

Coche

  • Se diseñaría un monoplaza que estaría a la altura de los F1 actuales y sería exactamente el mismo coche para todos los pilotos. Los mecánicos de cada uno serían los de su escudería en la F1.

Neumáticos

  • Las gomas para este Gran Premio serían especiales. Habría un neumático que aguantaría toda la carrera, para que los pilotos pudieran empujar al límite todo el rato, pero que también tuvieran que vigilar algo la degradación para llegar bien al final. Esto sería así para evitar paradas en boxes y errores ajenos al piloto. Para la clasificación habría un neumático específico que duraría dos o tres vueltas.

Circuito

  • Lo lógico sería un circuito que fuera desafiante y se pudiera adelantar – aunque los coches permitirían claramente los adelantamientos -, se me vienen muchos a la cabeza, pero estamos hablando de Olimpiadas, lo que significa que se debería competir en el país en cuestión. De esta manera, la única solución que veo es que se construya un circuito para ello cada cuatro años. Y si no a Macau.

Formato de Gran Premio

  • Entrenamientos libres y clasificación: El Gran Premio Olímpico contaría con cuatro sesiones de libres. Las tres primeras con el mismo formato actual, y la cuarta, de media hora de duración, iría enfocada en la clasificación.

    La clasificación se realizaría con el formato de 2005 de una sola vuelta, pero en vez de una, tres por piloto. De esta manera, el orden de salida de los pilotos para hacer su vuelta en clasificación sería los resultados inversos de los Libres 4 para la primera y la tercera vuelta, y el resultado de los Libres 4 para la segunda vuelta. Así, los pilotos más rápidos en los Libres 4 tendrían dos vueltas con más goma en pista.

    Con este formato de entrenamientos libres y clasificación tendríamos a los pilotos más rápidos arriba del todo. Eliminando todos los factores azarosos.

Carrera

  • La carrera sería un poco más larga de lo habitual, para asegurar de empujar a los pilotos hasta el límite tanto mental como físicamente. El tiempo máximo sería de 2 horas y media, lo cual calculando por encima debería ser una distancia de unos poco más de 350 kilómetros. Como he mencionado anteriormente, los pilotos contarían con unos neumáticos que durasen exactamente la distancia de la carrera, que les permitiera empujar al máximo, pero tampoco al extremo, pues el mejor piloto es el más completo, no el más rápido. Pero para que os hagáis una idea fácil, sería como hacer 78 vueltas en Mónaco con un compuesto entre el ultrablando y el superblando. Puedes apretar al máximo, pero con un ojo en la degradación. Obviamente, con un neumático así no se pararía en boxes. De hecho, el cambio de gomas estaría prohibido salvo lluvia. El combustible igual, como el reglamento de la F1. Tampoco habría DRS porque los coches estarían diseñados para poder adelantar con cierta facilidad, como antaño. Y si fuera difícil, premiaría a los pilotos agresivos y que tienen agallas para arriesgarlo todo en un adelantamiento.

El premio de los vencedores

  • Al ser un Gran Premio que se celebraría cada cuatro años, no contaría para el Campeonato Mundial. Sin embargo, los pilotos estarían obligados por contrato a correr, aunque dudo que hiciera falta obligarlos, pues en teoría todo piloto de la Fórmula 1 se cree el mejor, ¿sino para qué corren? Para este GP sólo se premiaría el podio, con medallas de oro, plata y bronce. Como sea hace en los Juegos Olímpicos y como propuso hace unos años Bernie Ecclestone para la F1.

De esta manera, contaríamos con un Gran Premio muy prestigioso, mucho más que Mónaco, y  que prácticamente llegaría a la importancia de un Campeonato Mundial: un tricampeón con sólo una medalla de plata y una de bronce no sería considerado tan bueno como un campeón de un solo año pero con tres medallas de oro.

¿Quién saldría ganando de todo esto? TODOS. La Fórmula 1, los Juegos Olímpicos, los pilotos y los aficionados. Cada cuatro años se determinaría el dominador de la F1. ¿Os perderíais esta carrera? Para los Juegos de Río de 2016 no llegamos, pero tenemos cuatro años preciosos para los Juegos Olímpicos de Tokio en 2020. ¡Que llegue la propuesta a Ecclestone!

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente