Roncar mientras se duerme, más allá de lo molesto o incómodo que sea para otros o, incluso, para sí mismo, puede indicar que hay un problema respiratorio. Por ello, más allá de resignarse a vivir con esta condición, resulta necesario considerar los ronquidos como un síntoma y buscar ayuda con un especialista de la salud para diagnosticar aquello que puede estar fallando y establecer un tratamiento frente a la situación.

Precisamente, para conocer más sobre los ronquidos, a continuación, Félix Parales Zapatero, médico otorrinolaringólogo de Colsanitas en Barranquilla, aclara algunas dudas:

  1. ¿Por qué se produce el ruido de los ronquidos? El sonido se da porque el aire no puede fluir libremente a través de la nariz y la boca, lo que ocasiona una vibración de los músculos de la garganta. Esta es una condición que puede afectar las relaciones personales, por ello, lo recomendable es acudir al médico y determinar tanto las causas, como el tratamiento.
  2. ¿Cuáles son las causas? Dentro de las principales causas está la anatomía de la persona, es decir, posibles alteraciones en las amígdalas, aumento en el tamaño o inflamación de las adenoides o úvula (campanilla), desviación del tabique, paladar blando o lengua muy ancha en la base. Asimismo, cuando un individuo sufre de sobrepeso u obesidad la acumulación de tejido graso en el cuello puede ocasionar ronquidos, igual que la pérdida del tono muscular en adultos mayores. Por su parte, las mujeres embarazadas también pueden empezar a roncar debido a la hinchazón de la mucosa en nariz y boca que se produce por los niveles elevados de estrógeno y progesterona. En otros casos, los ronquidos son consecuencia de tener pólipos en los senos paranasales o de la hipertensión y la diabetes.
  3. ¿Qué otros factores pueden influir en los ronquidos? La ingesta excesiva de alcohol o ser una persona fumadora, son factores que pueden generar ronquidos. Asimismo, quienes roncan pueden padecer de apnea obstructiva del sueño, una condición que no permite que los pulmones reciban la cantidad de aire que se requiere para los procesos de oxigenación de la sangre y el cuerpo. Esto ocasiona que un individuo se despierte abruptamente para que las vías respiratorias se abran. Dicha condición hace que el sueño sea poco reparador y que se den posibles problemas de concentración e, incluso, hipertensión arterial y arritmias cardíacas.
  4. ¿Cómo se puede llegar a un diagnóstico? El doctor Parales menciona que, para llegar a un diagnóstico frente a la causa de los ronquidos, resulta esencial conocer tanto la historia clínica como el estilo de vida del paciente. Asimismo, el examen físico es fundamental, pues es la oportunidad de revisar la nariz, la boca y la garganta para detectar cualquier anomalía anatómica. Otro de los procedimientos a los que se suele recurrir es la endoscopia de vías aéreas que permite evaluar la faringe y las cuerdas vocales. Por otro lado, si se sospecha que una persona sufre de apnea obstructiva del sueño, es necesario realizar una polisomnografía para estudiar las funciones corporales mientras se está en estado de sueño.
    “Los ronquidos asociados a obstrucciones del tracto respiratorio tienen altísima prevalencia, y generalmente son producidos por enfermedades subdiagnosticadas y subtratadas. Estamos frente a un problema con implicaciones cognitivas y cardiovasculares, que es una causa frecuente de accidentes de tránsito y laborales y, además, afecta la salud de los compañeros de cama. Buscar solución es un acto responsable con nosotros mismos y considerado con los demás”, afirma Parales Zapatero.
  5. ¿Se pueden tratar los ronquidos? Existen diferentes alternativas. Cuando se asocia con sobrepeso, es importante cambiar la dieta y realizar actividad física. Si los ronquidos se dan por el consumo de alcohol o tabaco, se debe suspender la ingesta de estas sustancias. Para causas anatómicas, existe la posibilidad de utilizar un dispositivo que ayuda a tener la mandíbula inferior en una posición adecuada durante el sueño para facilitar el paso del aire por la faringe. Si se sufre de apnea obstructiva respiratoria, se puede recomendar el uso del CPAP (continuos positive airway pressure), una mascarilla intranasal que ayuda a evitar que las vías respiratorias colapsen mientras se está en estado de sueño.

 De igual forma, hay opciones quirúrgicas, pero la decisión de una intervención de este tipo depende de los exámenes y valoración realizada. En niños, la cirugía de amígdalas y de adenoides se sigue utilizando para tratar problemas de ronquidos y apnea, sin embargo, en adultos esta operación no se recomienda. En cualquiera de los casos, es fundamental la guía y las recomendaciones de los expertos de la salud especializados en este tema.