Según el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), los meses de octubre y noviembre se caracterizarán por las fuertes precipitaciones en las principales ciudades del país.

Uno de los fenómenos que se presenta al conducir bajo la lluvia es el “hidroplaneo”, en el cual se reduce la adherencia con la superficie de la carretera y el neumático, por lo que se pierde poder de tracción, lo que hace que el vehículo patine y se pierda el control total del vehículo.

Según la Dirección de Tránsito y Transporte de la Policía de Colombia durante el año 2017 se presentaron 225 accidentes por esta causa, donde perdieron la vida 22 colombianos y resultaron heridas 332 personas más.

“Los primeros minutos de la lluvia son los más peligrosos, pues la mezcla de grasa, polvo y agua, convierten el asfalto es una superficie muy resbalosa. Desde los primeros minutos el conductor debe poner en marcha las siguientes recomendaciones”, aseguró Ricardo Morales, Presidente de Automóvil Club de Colombia.

  • Aumentar la distancia de seguridad un 50 %; según la velocidad en circulación.
  • Reducir la velocidad ante condiciones adversas en conducción. Disminuir la velocidad previene situaciones de riesgo.
  • Evitar frenadas bruscas, pues se reduce la adherencia de los neumáticos sobre la capa asfáltica lo cual aumenta la probabilidad de perder el control del vehículo.
  • Permanecer atento para evitar el efecto hidroplaneo, que es el deslizamiento sin control de los neumáticos del vehículo sobre una superficie húmeda.
  • Conducir de una forma cordial, tranquila y suave.
  • Mantener los vidrios y espejos limpios, el depósito del agua del limpiaparabrisas debe contener productos de limpieza.
  • Activar las luces bajas, pues el agua causa efecto espejo con las luces altas.
  • Evitar circular sobre la demarcación de la línea de la calzada.
  • Seguir el camino del carro de adelante, pues es un lugar por donde ya se ha evacuado un cantidad de agua sobre la calzada.
  • Es muy importante verificar el estado mecánico del vehículo.

Automóvil Club de Colombia hace un llamado a todos los actores viales del país, para que tengan en cuenta estas recomendaciones en la temporada de lluvia y de esta forma proteger su vida y la de los demás colombianos.

Aunque parezca obvio, para manejar bajo la lluvia se deben tomar algunas precauciones adicionales fuera de lo habitual, pues al haber precipitaciones es necesario conducir a una velocidad mucho más baja, pues la visibilidad puede llegar a ser casi nula en algunos momentos y los reflejos de los conductores se ven muy afectados.