María Eugenia Choque Quispe, quien se desempeñaba hasta este domingo 10 de noviembre como presidenta del Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Bolivia, fue aprehendida por las autoridades de ese país.

Sin embargo, antes de su detención, la mujer ensayó una improvisada maniobra para evadir a las autoridades: se disfrazó de hombre. Así lo reseñó Infobae.

Esta señora se encontraba vestida de hombre, esto hace pensar que estaba por evadir sus responsabilidades y distraer la atención del personal encargado de su búsqueda y aprehensión (…). Fueron detenidos en flagrancia, haciendo preparativos para emprender su salida de la ciudad de La Paz, disimularon su apariencia para que las autoridades no se den cuenta de que se trataba de las personas que buscábamos”, manifestó Yuri Calderón, jefe policial, en rueda de prensa.

El hecho se produjo pocas horas después de que la Fiscalía anunciara el inicio de un procesamiento a los miembros de TSE por las irregularidades denunciadas en el más reciente proceso electoral en el que resultó electo Evo Morales.