Una vez más nos encontramos en este campo de paradas graduando a 358 nuevos oficiales: 268 subtenientes se gradúan como administradores policiales, otros 90 subtenientes se gradúan como especialistas en servicio de policía, 6 extranjeros, 2 panameños y 4 ecuatorianos; 78 mujeres, 12 afrocolombianos, 1 indígena y 1 raizal.

Quiero felicitarlos de todo corazón, a ustedes y a sus familias. Sus familias se deben sentir muy orgullosas de todos y cada uno de ustedes, porque ingresan ustedes a ser parte de ese grupo privilegiado de colombianos que pueden llamarse oficiales de nuestra gran Policía Nacional.

Asumen una inmensa responsabilidad en un momento histórico para el país. Les deseo lo mejor y que apliquen esos principios y esos valores que aquí en esta Escuela les inculcaron, valores que deben mantener vigentes todas sus vidas.

Quiero hacerle un reconocimiento especial al primer puesto, al subteniente Jonathan Gómez Castelblanco, a sus padres, Beatriz y Carlos Eduardo, que están aquí detrás de nosotros.

santos Aniversario Policia+1
El Director de la Policía, general Jorge Hernando Nieto, entrega al Presidente Santos el libro ‘Escritos Generales´’, sobre la transformación de la institución policial colombiana, escrito por el alto oficial y 33 generales.

Muchas felicitaciones, porque sacar el primer puesto entre 358 nuevos oficiales requiere mucha capacidad, mucho coraje, mucha estamina, sobre todo amor por su institución.

Esta graduación coincide con la celebración de los 126 años de la Policía Nacional.

He tenido el privilegio de asistir a las últimas 12 celebraciones. Comencé cuando fui nombrado Ministro de la Defensa Nacional, y he continuado asistiendo a estas celebraciones, a estos aniversarios durante los últimos 12 años.

Esta es la primera vez que esta Policía puede celebrar su aniversario en los últimos 55 años, diciendo que se celebra con un país sin las Farc, con un país en paz con este grupo guerrillero, que ustedes tanto combatieron, los policías de Colombia, nuestros soldados de tierra, mar y aire, y que gracias a ustedes podemos decir que hay una Policía con una Colombia segura y en paz.

El país, y yo personalmente, tengo una inmensa deuda de gratitud con ustedes, con todos y cada uno de los oficiales, suboficiales, agentes de la Policía que durante todos estos años se sacrificaron por sus compatriotas, trabajaron duro por lograr lo que hoy tenemos afortunadamente a nuestro alcance, y es la construcción de una paz estable y duradera.

Mucho ha cambiado en estos últimos 12 años. Recuerdo muy bien cuando llegamos al Ministerio de Defensa, que hicimos una reingeniería total en la inteligencia, en la parte operativa. Y la Policía continuó dando más y más resultados.

Hicimos un esfuerzo de acercamiento y de trabajo conjunto entre la Policía y las Fuerzas Militares, trabajo conjunto que ha dado unos resultados muy importantes a lo largo de todos estos años.

Recuerdo cuando creamos el concepto de las ‘burbujas de inteligencia’, y nos íbamos detrás de los llamados objetivos de alto valor, que iban cayendo uno detrás de otro.

Hoy Colombia es un país más seguro y es un país en paz, por el esfuerzo y sacrificio de nuestra Policía Nacional. Esa deuda de gratitud nunca se acabará de pagar.

Por eso en esta mi última celebración de este aniversario como Presidente de la República, quiero decirles a los policías de Colombia: ustedes son una institución que no solamente se ha ganado el aprecio, el respeto y la admiración de todos los colombianos, sino una institución que ha contribuido, como pocas, a forjar una República cada vez más fuerte, una democracia cada vez más incluyente, un país cada vez mejor.

El desafío, a partir de este momento: un país en paz. Pero un país que tiene que construir esa paz todos los días es grande, y la responsabilidad de la Policía es aún más grande.

El papel que jugará la Policía en esa construcción de la paz ya lo estamos viendo, será fundamental.

Pero afortunadamente tenemos una institución que sabe hacer las cosas bien.

Ustedes recordarán hace 12 años que les dije: tenemos, como institución, y se lo dije a la Policía y a cada Fuerza Militar, incorporar en nuestro ADN el concepto de mejoramiento continuo, de innovación continua, de progreso continuo.

Eso es lo que hemos visto a lo largo de estos 12 años, de la mano con ustedes, con el Ministerio de Defensa y del resto de los colombianos.

Los resultados están ahí. Tenemos los índices de inseguridad más bajos de los últimos 40 años en la mayoría de esos índices.

Sabemos que todavía hay mucho camino por recorrer. Sabemos que los colombianos todavía se sienten inseguros. Pero tenemos una Policía que va a avanzando en ese objetivo fundamental de hacer de Colombia una Colombia más segura cada día.

Ustedes adoptaron ese concepto de mejoramiento continuo. Y el libro que me acaba de entregar el General Nieto es una muestra de cómo siempre están un paso adelante, siempre están a la vanguardia, modernizándose.

Y hoy podemos decir, por fortuna, que tenemos la mejor Policía de nuestra historia. Y hay que continuar con esa mentalidad: la Policía siempre estando a la vanguardia de las situaciones.

Hoy quiero, por ejemplo, cuando estamos en una situación donde hay paros y hay protestas y hay ataques deliberados contra la Fuerza Pública, hacerle un homenaje al Esmad, que es una fuerza dentro de la Policía que nos hace orgullosos a todos los colombianos.

Se requiere mucho estoicismo, mucha fortaleza y mucha paciencia para pertenecer a ese cuerpo élite de la Policía, pero es un ejemplo, un ejemplo de cómo una Policía puede jugar un papel cada vez más importante en esta nueva Colombia que estamos viviendo.

Hoy posesioné a la Presidenta de la Justica Especial para la Paz. Iniciará sus labores muy pronto, apenas el doctor Lara nos apruebe la Ley Estatutaria de la Justicia Especial de Paz. Y ahí cumpliremos esa promesa que le hice a nuestras Fuerzas Armadas al inicio del proceso de paz:

Todo miembro de nuestras Fuerzas Armadas que por algún motivo haya cometido algún error, algún delito, algún crimen relacionando con el conflicto armado, recibirá los beneficios de la Justicia Especial de Paz. Y cumplo así también con la promesa que les hice: nunca más debemos ver a nuestros soldados o a nuestros policías defendiendo la democracia, y luego resultan en la cárcel, y quienes acatan la democracia resultan libres, elegidos en los puestos populares.

Los que reciben unos beneficios también los recibirán los miembros de nuestras Fuerzas, y eso se está cumpliendo al pie de la letra.

Se está cumpliendo también la promesa que les hice de no negociar el futuro de nuestras Fuerzas.

El futuro de las Fuerzas lo estamos diseñando nosotros: los comandantes, el Ministro de Defensa. Este libro que me acaba de entregar el General Nieto es prueba de ello. Hay una hoja de ruta para que la Policía siga mejorándose, siga superándose día tras día.

Lo hemos discutido, lo hemos debatido, lo hemos analizado, y no me cabe la menor duda, y se los digo a los nuevos oficiales, que ustedes ingresan a ser oficiales de una de una Fuerza Pública que es orgullo de Colombia y ejemplo para el mundo.

Así me lo dicen los presidentes de los otros países: no en vano vienen a que ustedes entrenen a sus fuerzas, a que ustedes vayan y ayuden a combatir el delito en otras latitudes. Por sus capacidades, por su experiencia, por la forma como operan.

Continúen así. Colombia los necesita, Colombia les agradece, yo les agradezco.

A ustedes, a sus familias, les digo esta Colombia que estamos construyendo va a hacer una Colombia mucho mejor.

Se va a requerir mucha paciencia, se va a requerir mucha perseverancia y se va a requerir mucho amor, reconciliación, esa reconciliación que el Papa Francisco vino a inculcarnos, vino a empujarnos, a dar ese primer paso.

Y ahí está la Policía, entendiendo ese fenómeno importante de transformación de una sociedad hacia la paz, cumpliendo un papel fundamental.

Les deseo lo mejor, ustedes se merecen lo mejor, y a los oficiales lleven ustedes esta Escuela siempre en sus corazones. Yo llevo siempre la mía, la Armada Nacional, la Escuela de Cadetes, nunca se me olvidará lo que ahí aprendí.

Mantengan esos principios siempre presentes, y serán siempre unos grandes ciudadanos y ciudadanas. Unos grandes oficiales y unos grandes policías.

Muchas gracias.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente