El pasado martes el terror volvió a Francia. Un hombre con un arma de fuego y un cuchillo entró en el centro histórico de Estrasburgo, en medio del mercado de Navidad, y abrió fuego contra los transeúntes.

El presunto autor del atentado fue identificado como Chérif Chekatt, un hombre de 29 años que se había radicalizado en prisión. Este jueves, fue abatido por la policía el jueves por la noche en esta ciudad del este de Francia, informó una fuente cercana al caso.

El hombre fue abatido en el barrio de Neudorf, donde se había desplegado un gran dispositivo policial, precisó la misma fuente. En medio de la persecusión, Chekatt enfrentó a la policía, “disparó contra un equipo de policía de seguridad pública que replicó”, indicó a la AFP una fuente policial.

Amaq, la agencia de propaganda del Estado Islámico aseguró que Chekatt era uno de sus “soldados”. Según el comunicado, citado por el grupo SITE, que monitorea redes extremistas en el mundo, Chérif Chekatt “formaba parte de los soldados de Estado Islámico y realizó esta operación en respuesta al llamado a atacar a los ciudadanos (de países) de la coalición internacional” que combate al EI en Siria e Irak.

El martes por la noche, cuando abrió fuego en el mercado de Navidad mantuvo un intercambio de disparos con las fuerzas de seguridad, que le hirieron en un brazo, antes de huir en taxi. Chekatt tenía un total de 27 condenas en su contra en Francia, Alemania y Suiza por robo y violación.

Tres personas murieron en este ataque, cinco personas están gravemente heridas y ocho están heridas leves, según un balance aún provisional. Cherif estaba en una lista de vigilancia llamada “Fiche S”, usada por la Policía para seguir a personas consideradas como una amenaza a la seguridad nacional.

Más de 700 miembros de las fuerzas de seguridad francesas buscaban al sospechoso y ya se habían llevado a cabo varias operaciones policiales en Neudorf, barrio del sur de Estrasburgo, donde creció Chérif Chekatt.

Durante una rueda de prensa sobre el incidente, el fiscal Remy Heitz dijo: “De nuevo el terrorismo ha golpeado nuestro territorio, en Estrasburgo”, y agregó que la amenaza terrorista aún persiste.