Prevenga la pérdida auditiva con técnicas caseras

Según el censo DANE 2005, la tasa de prevalencia de la sordera en Colombia es de 1,1 %, es decir que en el país 1 de cada 100 habitantes presentan dificultades para oír.

196

La audición es el sentido que permite al ser humano ponerse en contacto con el medio ambiente, a través del funcionamiento del oído el cual trabaja para captar, transmitir y procesar información sonora.

Sin embargo, no existe una única causa por la cual las personas pierden este sentido. Esta condición puede presentarse por razones genéticas, por problemas o dificultades durante el embarazo o el parto, o por circunstancias posteriores al nacimiento.

En algunas ocasiones no somos capaces de averiguar cuáles son los factores externos que afectan a nuestra salud auditiva, por esta razón es fundamental mantenerse atentos para no padecer ninguna de las patologías más comunes, la mayoría de las veces evitables.

Según la Organización Mundial de la Salud, la pérdida de audición está en aumento. En la actualidad, 466 millones de personas viven con pérdida auditiva incapacitante. A menos que se tomen medidas, este número podría aumentar a 630 millones en 2030; podría cruzar 900 millones en 2050.

Por lo anterior, es recomendable siempre estar atento y acudir a un audiólogo si se es consciente de que hay alguna anomalía auditiva.

La compañía de soluciones auditivas; Med-El, comparte una serie de consejos para que no permita que estos factores afecten a su salud:

  • Gradúe el volumen del TV
    Aunque el sonido que sale de la televisión no incide directamente en nuestros oídos, como ocurre por ejemplo con los auriculares, este puede afectar a la audición de manera nociva si el volumen está excesivamente alto. La sintomatología no se presenta de manera inmediata, pero comienzan a manifestarse en un plazo de 15-20 años. Si necesita subirle el volumen al televisor, o a la radio, pero igual no logra comprender lo que dicen, es una señal de pérdida auditiva en adultos.
  • Vigile la intensidad de sus auriculares
    Cuando utilizamos auriculares, generalmente, el volumen suele subirse al máximo, y esto es un grave error para los oídos. Si además, en lugar de utilizar auriculares grandes se usan los pequeños, el impacto sobre la audición es mucho más elevado, por eso se recomienda el uso de cascos grandes, ya que protegen más este aspecto.
    Independientemente del tipo de auriculares que se use, si no mide el volumen adecuado, y si usted es sensible a determinados tipos de sonidos fuertes, es importante hacerse revisar ya que el riesgo de pérdida auditiva seguirá siendo alto.
  • Evite ruidos en exceso
    Se trata de uno de los factores determinantes que más inciden en la pérdida auditiva. Ocurre sobre todo en las ciudades, pero también puede darse en determinados ambientes de trabajo o en otras situaciones. Si usted está en conversaciones en grupo y le parece que todos están murmurando, es muy probable que tenga algo de pérdida auditiva.
    Para evitar la contaminación ambiental o sonidos especialmente estridentes usted puede proteger sus oídos haciendo uso de protectores auditivos como: tapones para los oídos u orejeras.
  • Mantenga sus oídos secos
    La humedad es un factor que no siempre tenemos en cuenta pero que puede afectar a la audición. Es importante que mantenga los oídos secos cuando acabe de ducharse. Al tener humedad dentro de los oídos estamos dando pie a la aparición de infecciones por hongos.
    Si usted practica natación, debe cuidar especialmente este aspecto. El uso de tapones que se adapten correctamente a tus oídos actuará como protector para aislar su conducto auditivo externo de la humedad.
  • Revisiones auditivas anuales
    Especialistas en soluciones auditivas como Med-El, recomiendan realizar revisiones periódicas en centros especializados en audiología para evitar problemas auditivos más graves a largo plazo.
    Si usted empieza a notar que sus oídos no funcionan como siempre o que le cuesta más de lo normal oír determinados sonidos, si tiene problemas para escuchar las “F”, “S” o “K”, si le resulta más difícil oír las voces femeninas que las masculinas, o necesita pedirle una y otra vez a su interlocutor que repita lo que dijo, es probable que su audición este disminuyendo al pasar los años.

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente