El Centro Federal de Detención (FDC por sus siglas en inglés) de Miami Dade, al sur de Florida, será el lugar de reclusión del empresario colombiano Alex Saab, quien fue extraditado este sábado 16 de octubre desde Cabo Verde, donde estuvo detenido desde mediados de 2020.

La primera foto de Saab detenido en Estados Unidos se hizo pública durante la tarde de este domingo 17 de octubre gracias a la página Florida Arrest.

El centro es capaz de albergar a al menos 1.166 reclusos, la mayoría detenidos preventivamente a la espera del desarrollo de procesos judiciales en su contra, como es el caso de Saab, quien será imputado por blanqueo de dinero y es señalado de ser uno de los más importantes testaferros de Nicolás Maduro.

Saab enfrentará el esperado proceso ante la justicia norteamericana, que lo acusa de blanquear hasta 350 millones de dólares defraudados a través del sistema de control cambiario en Venezuela.

Sin embargo, Saab podría decidir colaborar con las autoridades para reducir una condena que alcanzaría los 20 años de prisión, y así ayudar a desmantelar la extensa red de negocios con la construcción de viviendas prefabricadas, la importación de alimentos de mala calidad y con sobreprecio, la venta de oro y la importación de gasolina por parte del chavismo a países aliados eludiendo las sanciones del propio EEUU.

Por tanto, el guardián de los negocios más oscuros de Miraflores tiene valiosísima información sobre Maduro, que podría usar para reducir su condena y eso es lo que más se teme desde el chavismo.

¿Quién es Alex Saab y por qué EEUU lo quiere?

Saab fue detenido el 13 de junio de 2020 cuando su avión hizo escala para repostar en el Aeropuerto Internacional Amilcar Cabral, de la isla norteña de Sal (Cabo Verde), en respuesta a una petición de Estados Unidos cursada a través de la Interpol por presuntos delitos de blanqueo de dinero.

EEUU sancionó a Saab y tres hijos de Cilia Flores —Walter Flores, Yosser Flores y Yoswal Flores — en junio del 2019, acusándoles de operar un multimillonario sistema de corrupción relacionado con la importación y distribución de alimentos en Venezuela.

Según las autoridades estadounidenses, Saab se ha beneficiado personalmente de contratos sobrevalorados para suministrar alimentos a los Comité Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP).

En privado, según la agencia de noticias AP, los funcionarios estadounidenses han descrito durante mucho tiempo a Saab como el testaferro de Maduro, aunque no se le cataloga como tal en las presentaciones judiciales.

EEUU quería a Saab porque cree que es la ruta para llegar a las fortunas ilícitas de Maduro y su séquito, y para conocer movimientos de oro y acuerdos con Turquía, Irán y Rusia.