La OMS concluyó dos días de reuniones de expertos con el anuncio de que las primeras vacunas contra el coronavirus comenzarán a probarse en cuatro o cinco meses.

«Hay varias vacunas candidatas para el coronavirus, y una o dos serán escogidas para pruebas en alrededor de cuatro o cinco meses», destacó la india Soumya Swaminathan, científica jefa de la OMS.

El uso generalizado de esas vacunas contra el coronavirus, si las pruebas resultan exitosas, no llegaría sin embargo antes de 12 o 18 meses, subrayó.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, afirmó que la organización desarrolla un plan maestro para coordinar esas pruebas clínicas y garantizar que se realizan con coherencia y consistencia.

Antivirales y antirretrovirales

La viróloga francesa Marie-Paule Kieny, asistente del director general para sistemas sanitarios e innovación, y presidenta de la reunión de esta semana, indicó que en el encuentro se determinó que varios fármacos o combinaciones de estos están probando ser eficaces en pacientes de la enfermedad causada por el coronavirus de Wuhan.

Mencionó las pruebas que se realizan con el nuevo antiviral Remdesivir. Antes se probó en enfermos de ébola y aún se encuentra en período de investigación, por lo que no está comercializado.

Otro tratamiento que está dando buenos resultados es la combinación de los anterretrovirales Lopinavir y Ritonavir genéricos. Hasta ahora son utilizados principalmente en portadores del VIH.

Los expertos subrayaron en la reunión que una de las prioridades en la lucha contra la epidemia es el desarrollo de métodos para el diagnóstico del coronavirus más rápidos y sencillos.

Muchas interrogantes

Swaminathan admitió que aún falta por conocer muchos aspectos de la nueva enfermedad, desde cómo se originó y transmitió a los humanos, a cuáles son las condiciones ambientales que hacen que algunos de los casos sean más graves.

También la efectividad de las cuarentenas y limitaciones de los viajes en la contención del virus.

El director general de la OMS manifestó que el número de casos confirmados en China se estabilizó en la última semana. Pero advirtió que se debe interpretar con extrema cautela.

Encendido defensor de la respuesta china a la crisis sanitaria, Tedros Adhanom Ghebreyesus recalcó que debe aumentarse la solidaridad internacional ante un fenómeno como una epidemia, que puede sacar lo mejor y lo peor de la gente, en un momento en el que estigmatizar a individuos o países enteros no hace sino perjudicar la lucha.

¿Se respondió a tiempo?

Preguntado sobre si China y la propia OMS actuaron con lentitud en el inicio de la epidemia, el director ejecutivo de la organización para Emergencias Sanitarias, Michael Ryan, aseguró que en los primeros días de este tipo de nuevas enfermedades siempre es difícil tomar medidas.

«A veces es complicado captar las primeras señales. Había unos 40 casos en medio de una temporada alta de gripe, e identificarlos era tan difícil como encontrar una aguja en un pajar», señaló.

Agregó que cuando la epidemia termine, analizarán las fallas y qué podría haberse hecho mejor.

«No es el momento para las incriminaciones o para los análisis forenses, sino el de luchar contra el virus», concluyó. «Todos aprenderemos de la crisis y de los errores», dijo.

Amenaza del virus a eventos mundiales

Los expertos también comentaron la posible cancelación a causa del miedo a la epidemia de grandes eventos internacionales, como el Mobile World Congress de Barcelona.

Reconocieron que la OMS no puede dar pautas generales sobre sí llevarlos adelante, aunque sí puede ayudar a analizar sus posibles riesgos.

«La valoración de riesgos depende del número y tipo de participantes, la duración del evento, el recinto donde se celebre. Hay muchos factores por tener en cuenta, es imposible dar una pauta general», concluyeron.

Con información de:EFE