Las pruebas nucleares de Corea del Norte podrían hacer colapsar la montaña donde fueron ejecutadas, lo que a su vez desencadenaría una contaminación con radiación en Punggye-ri, zona a 350 kilómetros al norte de la frontera con Corea del Sur y a menos de 100 kilómetros del territorio chino.

Los científicos chinos que analizaron las pruebas determinaron que fue con una bomba H de 100 kilotones. La explosión generó un sismo 6,3 grados.

Los investigadores de la Universidad de Ciencia y Tecnología de China reportaron además que los últimos cinco ensayos nucleares fueron realizados en el mismo lugar. Si la montaña colapsa, existe un riesgo de un desastre ambiental a gran escala.

Para que una formación sea apta para una prueba nuclear, debe tener una altura considerable y pendientes relativamente planas. Su resistencia depende de las precauciones que tomen los responsables. Lo “ideal” sería colocar las bombas en la base de túneles verticales, pero es más fácil y menos costoso excavar uno horizontal, lo que conlleva a que la detonación haga explotar la capa protectora y dejaría escapar la radiación del armamento.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente