Protestan vigilantes por terminación de contrato con alcaldía de Cartagena

473
Vigilantes marcharon en protesta por la falta de contratación.

Decenas de hombres y mujeres que prestaban sus servicio de vigilancia con la Alcaldía Mayor de Cartagena; especialmente en las instituciones educativas del Distrito, se apostaron en la entrada del colegio Departamental nuestra Señora del Carmen, en protesta por la terminación del contrato con la empresa para la cual laboraban.

Son cientos de estudiantes los que no han podido ingresar a recibir sus clases porque los quejosos no se los permiten.

Luego salieron a marchar en las calles del Centro Histórico y se apostaron en la plaza de La Aduana, a orquestar arengas en contra del alcalde encargado Sergio Londoño Zurek y del secretario de Educación Distrital, Jaime Amín.

Los protagonistas de la protesta aseguran que se desplazaran a varias instituciones educativas para protestar y llegarán a las instalaciones de la Secretaría de Educación Distrital a exigir al titular de esta cartera del distrito, Jaime Amín, que les prorrogue el contrato.

“Los colegios quedaron sin vigilancia, están al margen de la delincuencia y se formará un caos en la totalidad y vamos a pedir al secretario de educación que respete el mínimo vital que es el derecho al trabajo porque así como hicieron con la empresa prestadora del servicio el año anterior que les dieron sus prorrogas, necesitamos que nos den esa prórroga durante la licitación para la contratación de otra empresa”, dijo uno de los vigilantes que participa de la protesta.

Por su parte el alcalde encargado de la ciudad de Cartagena, Sergio Londoño Zurek, aseguró que el tiempo no les alcanzó para efectuar la contratación.

“No tuvimos el tiempo necesario para la contratación del servicio de vigilancia privada en las Instituciones Educativas de la ciudad a partir de hoy, eso es parte de la lamentable burocracia a veces del Estado”, puntualizó el funcionario encargado del Distrito.

Como plan de acción el Distrito anunció que trabajarán de la mano con la Policía Metropolitana de Cartagena, con el apoyo de la ciudadanía que resida alrededor de los planteles educativos para garantizar seguridad.

La incertidumbre de la comunidad educativa y de la ciudadanía en general es ¿qué pasará con los las Instituciones Educativas durante el tiempo que se adelante la nueva contratación de vigilancia y quién o quiénes responderá por las pertenencias de los mismos si llegan a perderse?