prostitutas-afp

El proxenetismo que está de moda en Cartagena, siempre ha sido el lucro que un tercero obtiene de la prostitución tanto de la mujer libre como de la esclava, siendo castigado en el pasado con penas de azotes, destierro y hasta con la pena de muerte.

El tema del proxenetismo permitió en las últimas horas la realización de 13 allanamientos a cinco centros hoteleros de la ciudad y en tres días detuvieron a 18 cabecillas de proxenetismo y depredadores sexuales nacionales y extranjeros; cuya conducta ejecutada por MADAME y sus cabecillas con ánimo de lucro para sí, satisfaciendo los deseos sexuales de otro, organizando, facilitando o participando de cualquier forma en el comercio carnal o la explotación sexual de personas menores de 18 años, convirtió a Cartagena en destino turístico para el consumo de drogas y explotación sexual.

Sitios con una alta afluencia de turistas en el centro histórico de Cartagena, como la Torre del Reloj, la Plaza de los Coches, los Pegasos, entre otros, siguen siendo los lugares donde los explotadores captan a las niñas y jóvenes, que muchas veces son negociadas por su propia madre.

Desde hace 30 años, este periodista ha venido denunciando el comercio sexual con menores de edad y por fin y en hora buena, sale a la luz lo que todo el mundo sabía, es más el negocio es tan lucrativo que se atrevieron a vender paquetes turístico por internet con niñas incluidas que una vez reclutadas les definen rutinas, horarios y las obligan a ejercer la prostitución.

En el programa DEBATES que realicé por las difuntas emisoras, Voz de las Estrellas y Radio Príncipe, con testigos a bordo solicitamos la presencia de las autoridades para ventilar el turismo sexual con menores en los sitios emblemáticos de la ciudad, la cual eran llevada por taxistas que se ganaban una comisión y por sus propias madres que luego de entregarlas a los depredadores estos le daban un porcentaje del valor que cobraban al consumidor final que muchas veces eran extranjeros y una más que otro político, funcionarios del estado, administradores de justicia, sacerdotes, empresarios y una gama de personajes que viven la doble moral, complaciéndose con esta clase de mercancía.

Liliana Campos Puello, alias “Madame”, no creo que sea la única que se ha lucrado de este viejo oficio a través del proxenetismo, estoy seguro que hay muchas Lilianas tapiñadas la cual las investigaciones debería extenderse a los barrios periféricos donde están los que hacen el contacto con las madres de estas niñas que por falta de políticas públicas ejecutables entre ellas la nula educación que se multiplicó en los últimos siete años de ingobernabilidad con 14 alcaldes que han pasado por el palacio de la aduana, sin poner en práctica los planes de gobierno para la comunidad vulnerable; por eso son tan culpable de los males que aquejan a la ciudad desde los alcaldes, representantes del pueblo en el congreso, funcionarios y concejales por omisión; porque no vengamos con el cuento que todo esto les cayó de sorpresa y no tenían la mínima idea que el delito sexual que es, el objeto de su protección a través de la educación para que la dignidad de estas niñas, no sea mancillada, en particular el derecho a tener una formación apropiada en materia sexual, a no ser explotada por otros en ese sentido y a no ser sometida a abusos ni maltratos de tal índole, derecho constitucionalmente protegido, que les permite a ellos en representación del Estado no solo sancionar aquellas conductas que las menoscaban, sino que legitima sus esfuerzos a desestimularla, a reducir sus efectos e incluso a erradicarla, y mucho más cuando están en juego los derechos de las menores involucradas y de esta manera acabar con las Lilianas que existen en el corralito por ser las encargadas de manejar un corredor sexual, contando con una capacidad logística y contactos a nivel internacional, nacional y local para realizar eventos que demandan servicios sexuales, para el servicio de los potenciales clientes, la operación Vesta en esta oportunidad puso al descubierto al menos 250 niñas y adolescentes colombianas y venezolanas víctimas de trata y explotación sexual. Por eso, Proxenetismo y la múltiple moral invertida en Cartagena.

Por: William Hundelhausen Carretero
Presidente Nacional APIC

WILLIAM-Hundelshauseen-Carretero