La obesidad no es solo un problema estético, es realmente un problema de salud. La Organización Mundial de la Salud, OMS, define esta enfermedad como una acumulación anormal o excesiva de calorías que puede ser perjudicial para la salud. Una forma simple de medir la obesidad es el Índice de Masa Corporal, IMC, esto es el peso de una persona en kilogramos dividido por el cuadrado de la talla en metros.

“La OMS definió que una persona tiene sobrepeso cuando el IMC es superior a 24 y tiene obesidad cuando el IMC es superior a 30. Pero también se debe tener en cuenta el exceso de grasa, es decir, que el perímetro abdominal no sea más de 90 cm. en hombres y más de 80 cm. en mujeres”, asegura Óscar Rosero Olarte, médico Endocrinólogo experto en Metabolismo.

En la última encuesta nutricional realizada en Colombia hace tres años se establece que alrededor del 20% de la población adulta tiene obesidad, es decir, dos de cada 10 personas padecen esta enfermedad.

Malos hábitos alimenticios

Una de las principales causas que hoy genera sobrepeso y obesidad en la población es la disponibilidad de alimentos las 24 horas del día, lo que ocasiona que las personas consuman mucha más comida de la que su cuerpo necesita. No obstante, hay otros factores que también influyen como las hormonas y la flora intestinal.

Pero… ¿cuánta es la cantidad de calorías que un cuerpo necesita al día? “Nosotros hicimos un estudio este año que publicamos en el Congreso Colombiano de Endocrinología. En dicho estudio encontramos que en Pasto y en Villavicencio las necesidades calóricas diarias no eran mayores a 1.400. Por eso, si una persona está consumiendo en promedio 2.000 calorías al día, pues 600 que está comiendo demás se van a volver grasa. Es así como hemos llegado al 60% de sobrepeso y obesidad en nuestra población actual”, afirma este experto, además integrante de la Asociación Colombiana de Endocrinología.

La obesidad más que un problema estético es un problema de salud. Cuando una persona tiene obesidad, tiene un 300% de riesgo de ser diabético. Cuando en una mujer el IMC es más de 40 tiene un 50% de probabilidades de tener infertilidad.

Diversos tipos de cáncer y otras enfermedades articulares como la artrosis, problemas de columna, respiratorios e hipertensión arterial, entre otros, se asocian directamente con la obesidad, lo que también significa un incremento de riesgo de trombosis cerebral y problemas cardiovasculares.

¿Cómo superar la obesidad?

Lo más importante es que la persona con obesidad reconozca que tiene un problema de salud, este es el paso más importante. Para el endocrinólogo Óscar Rosero, director médico de Balance Control de Peso, “este reconocimiento parte de la idea de que dejemos de considerar el sobrepeso y la obesidad como un asunto meramente estético y los empecemos a considerar como un problema real de salud pública. Cuando la persona entiende que tiene una enfermedad, va a buscar los cambios necesarios para regresar a su peso adecuado”.

La clave para recuperar su peso es generar un déficit calórico, ya que de esa forma el cuerpo empezará a gastar la grasa que tiene acumulada. La persona debe ir a un especialista que calcule cuánta es su necesidad calórica y de acuerdo con eso crear un plan de nutrición que incluya menos calorías de las que el paciente necesita, de esa forma el cuerpo utilizará el exceso que tiene acumulado.

“Dentro de esa restricción es importante que la persona entienda que no debe quitar ningún grupo nutricional, esas dietas de cero frutas o cero proteína no funcionan. También es importante resaltar que no existen quemadores de grasa, eso es un engaño, no es posible y pueden llegar a ser tóxicos”, añade este especialista.

Es decir, para recuperar el peso adecuado la persona debe disminuir las cantidades de alimentos, pero no quitarlos de su plan nutricional. Junto a esto, se debe iniciar también un plan de actividad física para romper el sedentarismo y activar el metabolismo.

Consejos del experto

  1. Evite o suspenda completamente el consumo de azúcar y confitería, ya que aportan calorías que el cuerpo no necesita. Además, es la causa número uno de la obesidad identificada a nivel mundial.
  2. Evite los productos de panadería industrial, como galletas, tortas, pasteles y panes, porque finalmente no son más que azúcar, grasa y harina.
  3. Evite los jugos de frutas, porque aunque no les agregue azúcar, la fruta naturalmente ya la contiene. Las personas deben recordar que esto es una balanza, por ejemplo, si acompaña su almuerzo con un vaso de jugo que aporta 200 calorías, son calorías que puede comerse en carne, esta lo hará sentir más lleno.
  4. Evite todos los paquetes de productos industrializados como los cereales para el desayuno y las barras de cereal, ya que estos son solo azúcar, grasa y harina. Un desayuno ideal sería una arepa, dos huevos, un pocillo de chocolate sin azúcar y una fruta a media mañana.
  5. Evite o suspenda completamente los alimentos fritos ya que estos multiplican por tres la cantidad de calorías.