¿Qué pasó realmente entre Rocío Dúrcal y Juan Gabriel?

782

La hija mayor de Rocío Dúrcal y Antonio Morales ‘Junior’es muy generosa. Con los vivos lo ha sido siempre y con los muertos, nobleza obliga, continua en la misma línea. Alberto Aguilera, conocido mundialmente como Juan Gabriel, el cantante mexicano que llegó a ser como un hermano para su madre, jamás llamó cuando Rocío se fue, hace ya diez años. No le guarda rencor. Nunca se lo ha reprochado: “No sé por qué no llamó o no escribió una carta. De verdad.Tal vez no supo canalizar el dolor. No te miento; cada persona reacciona de una manera distinta y quizá él no supo”. Esa es una posible explicación. La otra es que la amistad entre ambos artistas, que llegó a ser profundísima –el testigo lo recogería años después Isabel Pantoja–, se truncó. Y aquí la especulación factible es una controversia entre discográficas y la estrafalaria, un lío de pantalones.

¿Un triángulo amoroso?

Esta última tesis es la que aseguraba Joaquín Muñoz en el libro Juan Gabriel y yo. El que fuera secretario de ‘el divo de Juárez’ entre 1978 y 1982, afirmaba que la artista española rompió su amistad con el mexicano porque él y Juan Gabriel habían tenido un lío de cama. A Muñoz le cayó una demanda de su examigo y estuvieron sin hablarse 30 años. Tan extravagante episodio no ha sido jamás escuchado en casa de los Morales, nos asegura Carmen. “¿Cómo se llamaba el autor, dices? ¿Cuándo escribió eso?”, pregunta extrañada al otro lado del teléfono. La otra posible explicación es de índole artístico: la discográfica de Juanga prohibió a Rocío interpretar sus canciones, cuestión que repercutió en su amistad.

Habla Rocío Dúrcal

Rocío sí admitió en una entrevista que se había molestado con Juan Gabriel en varias ocasiones pero siempre lo arreglaban casi al momento. Incluso cantando. “Yo tengo un carácter fuerte y a veces no me viene bien ser así. En alguna ocasión a lo mejor he levantado la voz más de lo debido y a él… Hay que saber cómo son las personas en casa sitio. Los españoles, los mexicanos, los colombianos… Cada uno tiene su forma de ser. Nosotros somos más bruscos, hablamos muy rápido, etc. El mexicano es muy sentido, dulce, no se le puede subir mucho la voz y quizá no debí”.

La presunta ira de Shaila

Según algunos medios han publicado estos días, Shaila Dúrcal, heredera del talento (y del apellido) artístico de su madre y que nació el mismo día en que murió Juan Gabriel, fue muy dura con el mexicano en una entrevista concedida semanas después de morir Rocío. “Desgraciado”, le habría llamado. ¿Fue así? Hemos encontrado diversos documentos donde ella misma niega ese extremo. Les damos dos: una entrevista en la cadena Azteca América fechada en noviembre de 2009, donde dice lo siguiente: “Todo eso es una mentira. No lo conozco tanto como para juzgarlo y decir esas cosas. Se creó algo donde no lo había; jamás dije de él cosas tan feas”. El segundo es una serie de actuaciones juntos que pueden ustedes hallar si buscan en YouTube el nombre de ambos juntos. La última vez, hace solo unos meses, tras una celebración en Las Vegas: Juanga le regalgó un disco duro con distintas canciones inéditas de su madre que había guardado todos esos años para ella.

Carmen niega el tema

La hija mayor de Rocío y Junior, al frente hoy de la agencia de organización de eventos Cloverevents, zanja especulaciones: “No he vivido esa supuesta separación o distanciamiento entre mi madre y Juan Gabriel. Siguieron siendo amigos, se vieran más o menos. Es la primera noticia que tengo y hoy ya no podemos preguntárselo a ellos. Yo he estado decenas de veces en casa de Alberto, no he vivido ese distanciamiento y en cambio sí muchos años con él yendo y viniendo entre Miami, Los Ángeles y Miami. Muere mi madre y no recibimos ninguna llamada. Eso fue así. Mi padre estaba muy dolido con él, efectivamente, y a mí me chocó muchísimo que no llamara pero es posible que Alberto sufriese tanto que no supiese cómo actuar cuando ella falleció. Quizá tenía más dolor que fuerzas para llamar a mi padre. No estoy excusándolo porque no está aquí para escucharme. Nunca se lo pregunté, no mantuvimos el contacto. Shaila sí lo ha mantenido, pero mi hermano y yo no porque él también dejó de venir a España”.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente