Qué sabemos del Ebola

723

Cada vez que se da una reaparición de ébola en algunas regiones del continente africano, se vuelven a activar las alarmas mundiales. Sin embargo, gran parte de la población de nuestro continente americano, quizás ignora muchas cosas, de esta clase de virus. Por eso, es justo e imperioso explicar los aspectos más relevantes.

El nombre ébola, es en alusión a un río en la República del Congo, zona donde apareció por primera vez el virus en el año 1976. Este virus, realmente comprende varias cepas o variables, por eso se distinguen el ébola Sudán, ébola Zaire, ébola Reston, ébola Tai Forest y ébola Bundibugyo. Pero básicamente, ese virus es de la familia Filoviridae, o sea, con forma de filamentos irregulares, algo así como el de un cordón de zapatos en forma desordenada.

Los primeros casos aparecieron en Yambuku, Zaire (actual Congo como ya se mencionó); esa vez, el brote alcanzó el 53% de mortalidad. En 1979, se da otro contagio en Nzara, Sudán con un 65% de víctimas mortales, en el 2000 y 2001 en Uganda alcanzó el 53%, en 2004 el 41% y en 2003 el 90% en Congo, solo para citar algunos periodos epidémicos. En términos más generales, el virus mantiene un rango de mortalidad del 60 al 90%.

Quienes han investigado el origen del ébola, piensan que provino de animales infectados como los primates, sean gorilas, chimpancés, y algunas especies de murciélagos frutívoros, y hasta cerdos. Al principio, se decía que el virus atacaba solo a personas con genética negra o negroide, luego se observó el contagio en personas de raza blanca. Eso sí, según el tipo de ébola no siempre causa la muerte en humanos.

En 1989, se enviaron varios monos macacos desde Filipinas al Estado de Virginia y a la ciudad de Filadelfia (Estado de Pensylvania) en los Estados Unidos, los cuales estaban contagiados y tiempo después murieron. Al menos seis personas que atendieron a los monos contrajeron la enfermedad, pero no fallecieron. En el 2009, surgieron más contagios en granjas de algunas regiones de Filipinas que infectaron a algunos granjeros, los cuales mantuvieron algún contacto con cerdos enfermos, con el ébola Reston.

En noviembre de 1994, en los bosques de Thai, Costa de Marfil, se hallaron cadáveres de chimpancés que al ser sometidos a la autopsia, revelaron cierto tipo de ébola.

Respecto a los síntomas o cuadro clínico, el ébola al principio se asemeja a la malaria, pues presenta dolores de cabeza, fiebre, escalofríos, luego surgen diarreas, hemorragias en el tracto gastrointestinal que trascienden a la boca, al ano, los ojos y cualquier orificio del cuerpo humano. Su contagio es a través de los fluidos corporales, sean la saliva, vómitos, sangre, lágrimas y emisiones de los órganos genitales. Además, las heridas expuestas dan propensión al contacto por medio de la piel.

En torno a la propagación, se dan una serie de factores aceleradores, como el turismo, los viajes de negocios de las personas, la poca cobertura de salud de las naciones pobres, la falta de información sobre medidas de higiene y atención de los enfermos, entre otros. Por eso, los países más ricos, debieran ayudar generosamente para la prevención, a las naciones que sufren este tipo de epidemias.

Además, a nivel mundial se deben extremar los controles en fronteras, aduanas y aeropuertos, para tratar de controlar mejor la situación. Y ante todo, ¿por qué no?, que los pueblos del mundo oren a Dios, que es el legítimo poder para frenar este tipo de enfermedades o epidemias

Por: Osvaldo Corrales Jiménez 
Escritor y comentarista de temas cotidianos