En ocasiones, es necesario complementar nuestros ingresos – o los ingresos de nuestra familia – con fuentes adicionales que nos permitan alcanzar un determinado objetivo. Por este motivo muchas personas llevan a cabo trabajos temporales o venden algún objeto que ya no usan.

Sin embargo, lejos de ser una oportunidad esporádica y puntual, tener múltiples fuentes de ingresos es clave no solamente para alcanzar una meta, sino también para evitar aprietos económicos ocasionados por emergencias o situaciones que no están planificadas.

Tener ingresos adicionales que provengan de diferentes orígenes te permitirá contar con mayor cantidad de dinero para gastarlo en efectivo, a través de una billetera virtual, tarjeta de crédito o débito, a la vez que reducirá el estrés financiero.

Qué son las fuentes de ingreso

Se trata de las maneras que tiene una persona o una organización para recibir dinero, ya sea por un artículo, servicio o trabajo que se prestan.

En líneas generales, las personas tienden a tener una sola fuente de ingresos, que habitualmente es la remuneración percibida como contraprestación de un trabajo en relación de dependencia. No obstante, para evitar inconvenientes, ansiedad y tensiones y ganar libertad financiera, lo mejor es contar con diversas fuentes de ingresos.

Motivos para tener varias fuentes de ingresos

Si tienes un empleo con una alta remuneración, quizás te sientas seguro en el plano económico porque sepas que tu salario cubre el 100% de los gastos. Sin embargo, ¿te has puesto a pensar qué pasaría si te despidieran o si la empresa para la cual trabajas de repente le pone fin a sus operaciones?

Si solo dependes de tu paga mensual, de un día para el otro, te verías con 0 ingresos y tu vida se complicaría si no encontraras rápidamente un nuevo trabajo. Este es tan solo uno de los motivos para tener múltiples fuentes de ingresos. Veamos algunos más.

Conseguir tus objetivos financieros

¿Quieres comprarte un vehículo? ¿Te gustaría hacer un viaje por el continente europeo? Si tu salario no te alcanza para alcanzar estas metas, tener varias fuentes de ingresos con certeza lo hará.

Puedes dar clases de alguna temática que te apasione, ofrecer algún servicio, vender aquello que no utilizas, hacer inversiones… Todas estas son alternativas válidas a la hora de conseguir los objetivos.

Prepararte mejor para el retiro

Tener varias líneas de ingresos es clave para estar mejor preparado para cuando tu vida laboral activa llegue a su fin. ¿Qué pasará si cuando te jubilas el dinero no te alcanza y no puedes hacer ningún tipo de trabajo adicional?

Recibir dinero por inversiones o ingresos pasivos te ayudará a sobrellevar con mayor tranquilidad esta etapa, y, en el mejor de los casos, te permitirá retirarte antes.

Aumentar la seguridad financiera

Tal como mencionamos anteriormente, los ingresos múltiples incrementan la protección económica, ya que si sufres algún imprevisto con tu trabajo -despido, suspensión, cierre de la compañía-, o con tu hogar o vehículo, siempre tendrás una cierta cantidad de dinero entrante.

Lo mismo sucederá si tienes algún inconveniente de salud que requiera el desembolso de una gran cantidad de efectivo.