¿Qué son las ondas gravitacionales y por qué son tan importantes?

154

Ondas gravitacionalesTras 100 años de búsqueda, un equipo internacional de físicos ha confirmado la existencia de las ondas gravitacionales de Einstein. Este es un GRAN descubrimiento, porque nos brinda una nueva forma de entender al Universo.

La señal de onda gravitacional fue detectado por físico en el LIGA en septiembre del año pasado y el anuncio histórico fue realizado en una conferencia de prensa ésta mañana. Sin lugar a dudas se trata de uno de los mayores descubrimientos del siglo pasado y algunos expertos afirman que el hallazgo debería de ser digno de un Premio Nobel.

El descubrimiento es tan emocionante debido a que fueron la ultima gran predicción de la teoría general de la relatividad de Einstein que faltaba por ser confirmada, y demostrar su existencia nos ayudará a entender como el Universo esta conformado por masa.

“Las ondas gravitacionales son parecidas a ondas de sonido que han viajado a través del espacio a la velocidad de la luz,” dijo David Blair, investigador de la Universidad de Australia Occidental. “Hasta ahora, la humanidad no había sido capaz de escuchar al universo y de pronto hemos descubierto como escucharlo. El Universo ha hablado y nosotros hemos escuchado.”

¿Qué quiere decir esto para nosotros? Sólo piensa en todos los avances que tuvieron que llegar gracias al descubrimiento de los rayos x – ahora podemos detectar las ondas gravitaciones, tenemos acceso a una nueva forma de observar y estudiar al Universo.

Pero antes que nada, te damos un poco de antecedentes para que sepas lo que son las ondas gravitacionales. Según la teoría de Einstein, el material del espacio-tiempo puede curvarse por cualquier cosa masiva en el Universo. Cuando suceden eventos catastróficos, como el surgimientos de agujeros negros o las explosiones estelares, éstas curvas pueden expandirse hacía otro lado en la forma de ondas gravitacionales – justo como sucede en un lago cuando arrojas una piedra.

Para el momento en que esas ondulaciones llegan a la Tierra, ya son diminutas (cerca de una milésima de millón del diámetro de un átomo), lo que explicaría por qué son tan difíciles de percibir.

Pero gracias a LIGO – el observatorio de interferometría láser de ondas gravitacionales – finalmente han sido detectadas. Al rebotar láseres de ida y vuelta en dos tuberías de 4 kilómetros de largo, el observatorio consiguió detectar increíbles y diminutos cambios en el espacio-tiempo.

El 14 de septiembre del año pasado, los investigadores detectaron una irregularidad significativa en el espacio tiempo en su laboratorio de Livingston, en Luisiana. Es fue emocionante, pero no fue hasta que el equipo de LIGO detectó la misma irregularidad 7 milisegundos después en Hanford, Washington, que se dieron cuenta de lo que estaban observando.

En los meses posteriores, han confirmado que las señal que observaron empataba casi a la perfección con lo que los científicos han predicho que serían las ondas gravitacionales. Puedes observar que la señal con la predicción superpuesta basada en la teoría de Einstein a continuación:

Señales

Entonces, ¿de dónde provinieron éstas ondas gravitacionales? El equipo de físicos consiguió rastrear su señal de vuelta al colapso de dos agujeros negros cerca de 1.3 mil millones de años atrás.

Este evento – que por si mismo es enorme, observar lo que nadie más ha logrado – fue tan masivo que deformó el espacio-tiempo, y esas curvaturas se esparcieron por el Universo, llegando al fin a nosotros el años pasado.

El hallazgo es sólo el comienzo de lo que aprenderemos gracias a las ondas gravitacionales – otros observatorios y detectores de onda gravitacional y han sido programados para conectarse en los próximos cinco años, y nos permitirán comenzar a hacernos una idea de la radiación gravitacional en el Universo.

Por ejemplo, justo como actualmente podemos escuchar ondas de radio para descubrir que sucedió en la historia del universo, ahora tenemos la habilidad de hacer lo mismo con la radiación gravitacional. Y lo más emocionante es que ni siquiera podemos comenzar a predecir los descubrimiento a lo que esto nos llevará.

El hallazgo ha sido descrito en el diario Physical Review Letters.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente