Aún con el arrebato de sinceridad tardío de Rafael Uribe Noguera, la Fiscalía le advirtió que no obtendrá ningún beneficio por confesar que fue él quien secuestró, abusó y asesinó a Yuliana Samboní.

En un interrogatorio el arquitecto capturado admitió ante los investigadores su responsabilidad en este aberrante caso, pero fue más allá al advertir que sus hermanos nada tendrían que ver con la supuesta manipulación en la escena del crimen y que aceptaría ante un juez ser el autor de los cinco delitos que le imputó la Fiscalía.

En las pesquisas de los fiscales de caso existen algunas evidencias que hablarían de una persona más en la comisión del crimen, un segundo responsable que como Rafael Uribe Noguera tendría participación directa.

Fuentes de la Fiscalía aseguraron que fue precisamente la contundencia de las pruebas las que que llevaron al arquitecto a confesar el crimen, sin embargo será en la acusación en el juicio el escenario legal para allanarse a los cargos y reducir los tiempos procesales en su caso.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente