Hace poco llegó a mis manos un poemario titulado Raigambre», publicado por la editorial “La Serranía” y escrito por el poeta rondeño Miguel Ángel Rincón Peña.

Desde el comienzo de su lectura, mis pensamientos volaban vivaces hacia otra época de mi vida; recuerdos que habían permanecido dormidos durante mucho tiempo se despertaban en la calidez de sus versos.

Instantes vividos en la infancia, en el calor del hogar, en mi tierra…, sencillamente me hizo volver a mis raíces, como el título de este bello poemario indica; son poemas desde la raíz, desde el origen de uno mismo.

 “ El pasado es una habitación
con olor a humedad,
una alameda en pleno otoño,
una plaza callada bajo la lluvia.”

 Esa mirada nostálgica de Miguel Ángel al pasado, plena de romanticismo y al mismo tiempo, añoranza; ese amor por la tierra donde nació, esos paisajes impresos en su alma…, el amor por su madre, por su familia… esa marcada sensibilidad que se hace presente en toda su poesía, plena de metáforas y bellos sentimientos.

Esos recuerdos vivos en la memoria de este gran poeta nos hace recordar cómo fuimos una vez.

Poemas sencillos, pero a la vez muy profundos que invitan al lector a reflexionar.

“Cuando es invierno en Zahara
parece que nunca va a llegar
el tiempo de las cerezas,
pero llegará, floreciendo los jacintos,
los lirios, y las amapolas.”

No faltan las descripciones a esa tierra tan amada, y a todos esos lugares que han formado parte de su vida. Y son, en estos poemas tan entrañables y sentidos donde te sorprendes a ti mismo  caminando por sus calles, por sus veredas, sentir ese frío de invierno en Zahara, así cómo sentir cuán difícil o oscura la vida pueda ser, siempre hay un tiempo de primavera, de florecimiento, de luz…, del cual cada uno somos partícipes por muy fuerte que sople el viento.

 “Aquí todo rige por otro tiempo,
un tiempo que es ceniza
pero también patria,
que es muerte fría y vieja
pero también ardiente nacimiento”

Miguel Ángel Rincón Peña nació en Ronda (Málaga, España) en 1977, reside desde su niñez en Prado del Rey (Cádiz), el pueblo materno. Pertenece al colectivo de artistas “El Fuego De La Utopía» y al “Ateneo Cultural Almajar”, entre otros.

Ha publicado artículos y poemas para periódicos y revistas, tanto impresas como digitales y ha colaborado asiduamente en varias emisoras de radio con secciones culturales. Ha realizado varias exposiciones de poemas visuales entre los años 2007 y 2009, y es director de la revista cultural El Diván.

En febrero de 2011 fue incluido en el diccionario de autores de la cátedra Miguel Delibes de la Universidad de Valladolid. Organizador del ciclo cultural Poesía de una noche de verano (2008-2019). Ha presentado sus poemarios y ha dado recitales en Madrid, Barcelona, Bilbao, etc. Sus libros han sido prologados por escritores y artistas como, por ejemplo, Juan José Téllez, Luis Eduardo Aute, Felipe Alcaraz, Amancio Jiménez, etc.…

Creador y componente de varios grupos de Rock & Roll. Ha formado parte de los grupos musicales «La máquina quimérica «, «Artistas del Alambre» o «Misterio«. Sus recitales de poesía siempre mantienen una estrecha relación con la música. Fue concejal en el Ayuntamiento de Prado del Rey, desde 2007 hasta 2019.

Ha publicado ocho libros de poesía y uno de prosa. Y este año, Miguel Ángel nos sorprende con su primera novela  “El Caso Passion”, que ha publicado junto a su octavo libro de poesía “Raigambre”.

El Caso Passion,  es una novela publicada por la editorial “Entre Libros”. Un libro que promete, palpitante y muy interesante, que no pasará desapercibido y dará mucho que hablar.  Una historia que nos sumerge  por completo en el mundo Swinger, donde la intriga y el erotismo no faltan.

—Miguel Ángel ¿Qué ha significado para ti escribir “Raigambre”?

Raigambre es un libro lleno de raíces, porque habla de la familia, de la infancia, de la naturaleza…, incluso del pasado más remoto. Escribir este poemario supuso saldar algunas cuentas pendientes. Había varias personas a las que les debía un poema. Es, sin lugar a dudas, mi libro más personal.

— ¿Algún poema que te gustaría destacar y por qué?

Varios, pero quizás destaque aquí Rayuela, que es con el que abro el poemario. Son unos versos que huelen a infancia (esa que ya no volverá), a pueblo y a madre.

—¿Cómo o cuándo te iniciaste en el mundo de la poesía y cómo ha influido en ti a lo largo de tu vida?

Yo empecé de niño a tocar los teclados en bodas, bautizos y comuniones junto a unos amigos del colegio. Luego hice un grupo de Pop que con el tiempo se volvió una banda de Rock. Empecé a escribir las letras de las canciones y me di cuenta de que escribía mejor que tocaba, o al menos esa era mi sensación en aquel momento. Empecé a publicar algunos poemas en revistas culturales hasta que en 2003 reuní algunos de esos poemas escritos en mi más tierna juventud y el ayuntamiento de mi pueblo los publicó en un libro llamado La Tormenta, ilustrado por José Hinojo. Un libro bastante pueril pero fue el primer empujón en el mundillo poético. Luego ya vendrían las editoriales (Castellarte SL., Tiempo de Cerezas Ediciones, etc.).

Mi vida sin poesía, al igual que sin música, sería bastante lánguida, pues sentiría un vacío enorme. No me imagino vivir sin leer poesía.

—¿Cuál es tu fuente de inspiración, tu fiel motivación?

El amor. Pero el amor en sus muchas acepciones: amor de pareja, amor a la naturaleza, amor a la humanidad, amor universal… Últimamente me motiva mucho escribir sobre la tierra; el trozo de terruño en el que vivimos. Sobre el pueblo.

— Raigambre es un encuentro contigo mismo, con tus raíces. Sencillas y profundas pinceladas de un amor inmenso, pleno de sensibilidad y ternura a través de los más hermosos y vivos paisajes de tu tierra que perduran en tu memoria. Has impreso mucho de tus sentimientos en esta obra…, a partir de ahora… ¿Qué proyectos o sueños te gustaría realizar?

Tengo ahora mismo tres proyectos a la vista. El primero es un pequeño poemario sobre mi pueblo a través de las estaciones del año. Seguramente vea la luz la próxima primavera, coincidiendo con los 20 años de mi primer libro. El segundo es la continuación o, mejor dicho, el spin-off de la novela El caso Passion. A parte de lo literario, también tengo en mente hacer una exposición de fotografías en blanco y negro sobre el invierno en el medio rural. Quizás para enero o febrero.

—¿Qué ha sido para ti escribir tu primera novela?

Creía que carecía de constancia para escribir una novela, pero al final lo conseguí, aunque sea una novela corta. La mayor parte de mi obra está compuesta por poemas breves y artículos de opinión en una columna, por lo que escribir algo más extenso me costó.

Lo cierto es que me lo pasé muy bien documentándome y escribiéndola. También estoy disfrutando mucho presentándola en ferias del libro y allá por donde me reclaman.

—¿De dónde surgió la idea para escribir este libro?

Yo tenía guardados en el cajón varios relatos inéditos más o menos eróticos, y cuando surgió la oportunidad de escribir una novela en la que el hilo conductor sería el mundo swinger los recuperé, y a partir de ellos continué escribiendo la historia. El swinger es un tema tabú y por eso me gustó como argumento.

—¿Qué experiencias o anécdotas has vivido mientras escribías “El Caso Passion«? ¿Es una novela ficticia o real?

Tengo muchísimas anécdotas, mientras la escribía y durante las presentaciones. Si empiezo no acabo. Hay algo que me ha llamado mucho la atención, y es que, después de las presentaciones suelo dar la palabra al público para que pregunten o digan lo que deseen, y es curioso que en todas se ha ido estableciendo una especie de debate en el que todo el mundo opinaba, unos a favor y otros, si no en contra, sí mostraron sus reticencias. Algo muy enriquecedor y que en pocas presentaciones he visto. También he descubierto que la gente es muy morbosa.

En cuanto a si la novela es ficticia, sí, totalmente, aunque está construida con algunas experiencias reales que varias parejas me relataron y que yo he incluido cambiando nombres y lugares.

— En un futuro…, ¿influirá este libro a que te sientas más inclinado por escribir dentro de este género literario o te sientes más cómodo escribiendo poesía?

Siempre he escrito poemas y artículos de opinión. Algunos cuentos o relatos cortos también. A raíz de la publicación de la novela y dado su “éxito” (el cual no me esperaba de ningún modo), me ha entrado el gusanillo novelístico. Así que, de vez en cuando, tocaré ese género, más que nada porque me lo paso bien haciéndolo.

— ¿Tienes previstas algunas presentaciones o lecturas?

El 10 de noviembre estaré en Arcos de la Frontera. También haré presentaciones en Bornos y San José del Valle. Este año, al tener que presentar dos libros, he estado en muchos sitios, como Barcelona, Cádiz, Ronda, etc.

— ¿Dónde se pueden adquirir ambos libros?

Se pueden pedir en cualquier librería y en las páginas webs de las susodichas editoriales. También pueden contactar conmigo si desean una dedicatoria.

— ¿Cómo ha sido tu experiencia a la hora de editar tus libros con las editoriales, La Serranía y Entre Libros?

Con La Serranía ha ido todo muy bien, es la primera vez que me publican y han tenido un trato muy cordial y amistoso. Me gusta porque es una editorial pequeñita, muy familiar. En cuanto les presenté el manuscrito se pusieron a trabajar en el proyecto y salió un libro muy bonito (gracias también a la bellísima portada creada por Isabel Fabero).

Con Entre Libros es ya la segunda vez que publico, en 2020 editaron El universo entre nosotros, un poemario que recogía una selección de poemas de amor de mis anteriores libros. Es la primera editorial que me publica una novela, y además me invitaron a su stand en Sant Jordi (Barcelona).

— Miguel Ángel, has sido fiel  precursor de muchas de las actividades efectuadas en Prado del Rey, encauzadas a motivar y a promover encuentros entre la poesía y la música, despertando el interés no solo en tu pueblo sino en los pueblos vecinos. ¿Volveremos a disfrutar de estos encuentros poéticos en un futuro después del sufrido parón por la pandemia?

Sí, de hecho ya hemos organizado varios recitales en Prado, ahora desde el Ateneo Cultural Almajar estamos llevando a cabo muchas actividades. Espero poder seguir aportando mi granito de arena.

“La poesía es tocar las fibras del corazón y hacer música con ellas” una frase muy cierta de Dennis Gabor (físico húngaro 1900- 1979, Premio Nobel de Física) …, y muy conseguida en este poema de Miguel Ángel que traspasa el alma.

“La única patria que he conocido
ha sido el regazo de mi madre,
su mirada y su inconmensurable amor.
La única bandera que he tenido
han sido sus manos, sus pequeñas manos
siempre abiertas y dispuestas.
No, no me habléis de patria ni banderas,
bien las conozco, aunque ya no las tenga”

Por Teresa Mascarenhas