alcaldia de cartagena

Enterados, que el Alcalde Distrital, Pedrito Tomás Pereira Caballero, con asesoría del Director Nacional de la Función Pública. Solicitó facultades al Concejo Distrital, para modificar la Estructura Administrativa, el Manual de Funciones y Competencias Laborales.

Innegable, que la Administración Distrital, está en mora de implementar una apropiada Reestructuración Administrativa. Pero pensamos que por sí sola es insuficiente y quizás contraproducente. Porque se necesita voluntad política, para una Reestructuración Administrativa, soportada con una auténtica Descentralización, Participación y Modernización de la Administración Distrital. Porque la Modernización del Estado es una necesidad sentida, que no puede negarse ni postergarse su solución, porque debe tener como objetivo una mayor eficiencia económica y la más alta eficacia social y humana.

Consideramos que el Alcalde, por el escaso tiempo que le resta de mandato y en plena campaña electoral, debe aplazar tan trascendental misión al próximo Alcalde o Alcaldesa. Porque requiere un análisis minucioso y consecuente de la normatividad administrativa vigente aplicable. Profundizar y mejorar el estudio técnico desarrollado con su Equipo Multidisciplinario. Adecuar lo Distrital y Local a los lineamientos del orden nacional, expedidos por el Departamento Administrativo de la Función Pública. Sin imposiciones dudosas del Centralismo Asfixiante. Brindar a los trabajadores, verdaderos espacios de Participación y concertación, representados por su Sindicato. Socializar previamente el contenido y sentido de dicha Reforma, para que además de los Gremios Económicos y la Academia, las Organizaciones Sociales, también tengan la oportunidad de participar y concertar. Antes de presentarse al Concejo Distrital y durante su discusión en el seno de la Corporación.

Existe la necesidad y conveniencia de Reestructurar la Planta de Personal. Pero enmarcada en una concertada Reestructuración de las Localidades, la verdadera Descentralización y Modernización de la Administración Distrital; con el firme e irreversible propósito de crear, suprimir, fusionar, rediseñar, fortalecer, precisar, articular y armonizar la Estructura Administrativa y el adecuado funcionamiento del nivel Central y Descentralizado de la Administración. Porque la ciudadanía y los mismos Servidores Públicos se quejan del actual exceso de tramitología e ineficiencia de los procesos, por el insuficiente Apoyo Logístico, la débil articulación de las dependencias, del improcedente Manual de Funciones y Competencias y de la anacrónica Estructura Administrativa, etc. Siendo que lo fundamental es el Talento Humano y el buen servicio de las instituciones públicas; en consonancia con los mandatos constitucionales, legales y jurisprudenciales; con las Prioridades del Plan de Desarrollo Nacional, Departamental y Distrital.

La Reestructuración implica una modificación parcial o total de la estructura formal conducente en transformar las funciones, competencias y dependencias. Para adaptarlas a las necesidades del servicio. La finalidad de la Reestructuración, debe ser, mejorar sustancialmente el desempeño del Talento Humano y de lograr mejores resultados de la institucionalidad. El objetivo debe ser entonces, que la Administración Distrital ejerza de manera eficiente, eficaz, transparente y efectiva, sus competencias y responsabilidades, con el fin de dar respuesta oportuna a las expectativas del servicio y sobre todo, satisfacer las necesidades básicas insatisfechas de la gente, lo que se traduce en el mejoramiento de la calidad de vida de todos los habitantes del Distrito Especial de Cartagena.

La modernización del aparato estatal no necesariamente tiene por qué implicar una reducción de la nómina, puesto que disminuye el tamaño. Pero las funciones pueden terminar realizándose mal. No se debe perjudicar a los trabajadores que cumplan sus responsabilidades. Porque tendría dos implicaciones fundamentales y tienen que ver, con el aumento del desempleo, el subempleo, la informalidad y la desprotección de los trabajadores. Así como con el deterioro de la calidad de los servicios estatales que se prestan. Siendo que Cartagena ha mantenido uno de los mayores índices de pobreza en el país, por falta de inversión social, la desocupación, el desempleo, la exclusión e inequidad social. Los jóvenes profesionales de estratos bajos y medios, sufren este castigo con particular intensidad. Siendo que la creación de empleo digno y decente, debe ser prioridad del Gobierno y del sector empresarial. Porque nuestro país es el Campeón de la desocupación y falta de oportunidades.

Por: Benjamín Maza Buelvas
Benjamín Maza Buelvas.