Cargando...

Dos mujeres estadounidenses y sus perros fueron rescatados después de perder el rumbo y pasar cinco meses en el océano Pacífico, anunció la Marina de Estados Unidos el jueves.

Jennifer AppelTasha Fuiaba y sus dos perros levaron anclas desde su estado natal, Hawái, en la primavera pasada. La aventura consistía en un viaje de más de 3.200 km con destino a Tahití abordo de un velero.

Según la madre de Appel, ella se embarcó el 3 de mayo y perdió su teléfono el primer día en altamar. Pasaron cinco meses hasta que volvió a hablar con su hija. “Esperé y esperé para ver cuándo oiría de ella” declaró la madre. “Siempre tuve esperanza -añadió- ella es muy ingeniosa y curiosa, y cuando las cosas se rompen intenta arreglarlas, no se sienta a esperar a que llegue el reparador, así que sabía que sucedería lo mismo con el barco“.

Jennifer Appel1+1

Efectivamente, el motor dejó de funcionar el 30 de mayo, pero las navegantes apostaron a continuar el viaje a vela. El purificador de agua que llevaban a bordo se averió a su vez, hasta que Jennifer Appel logró repararlo cuando les quedaba sólo un último galón de agua.

“Después de dos meses de travesía y pasado el tiempo estimado originalmente para llegar a Tahití, comenzaron a enviar peticiones de auxilio”, según un comunicado de la Séptima flota de la marina estadounidense, con sede en el Pacífico.

El 24 de octubre un pesquero taiwanés finalmente descubrió el velero a unas 900 millas al sureste de Japón, y contactó a las autoridades estadounidenses. Un buque de la marina rescató a las navegantes y a sus perros al día siguiente.

“Nos salvaron la vida. El orgullo y las sonrisas que teníamos cuando vimos (el buque) en el horizonte fue realmente un alivio”, dijo Appel, según el comunicado de la marina, que señala que las navegantes y sus perros parecen estar en buena salud.

Appel dijo que sobrevivieron bebiendo agua purificada y gracias a que cargaban provisiones “para más de un año”, principalmente alimentos secos como avena y pasta.

La mañana del jueves Joyce Appel, de 75 años, recibió por fin la llamada de su hija desaparecida.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente