¿Buscas un libro que además de entretener, divulgar valga para vivir la vida? Un libro a caballo entre el ensayo y que desde esa perspectiva se encamina hacia la autoayuda por los sabios consejos que ofrece.  Este libro, “Reflexiones”, entronca con ese increíble verso: «Al lugar donde has sido feliz no debieras tratar de volver». Es una de las verdades más grandes que existe y perder ese lugar jamás es triste porque siempre llegarán otros diferentes y mejores.

Libros inspiradores que te ayudarán a encontrar un sentido, reencontrarte contigo mismo o buscar otros caminos. O simplemente, disfrutar de una novela personal, interior que seguro que alentarán en los distintos aspectos de la vida. Esta maravillosa obra  que si bien se podría tildar de novela-ensayo  tiene algo más profundo, eso es  un estilo que te invita siempre a la reflexión de manera fluida y hasta entrañable a través de sus Reflexiones. Que mejor que emplear las palabras propias del autor, un párrafo que define la esencia de esta gran obra.

“Ordenando Pensamientos” Reflexiones viene a darnos la pauta para hacer un alto y no seguir cometiendo errores por desconocimiento. Cualquiera que lea “Amenaza y Represión” deberá, aunque no quiera, despertar la conciencia, y la esperanza es que en el proceso recupere su dignidad y sus valores humanos evitando así ser sometidos. Adentrados en su lectura aprenderemos a vernos tal cual estamos: resecos y sin germinar, porque la lluvia cae sin embargo no se aprovecha como debe ser y todo porque no hemos aprendido a amarnos, siendo presa fácil de los miedos y ataduras mentales, lo cual no nos deja crecer a nosotros y mucho menos ser modelos de nada para nadie.”

Atilio Munguía escoge para cada uno de sus reflexiones  un tema y, normalmente, va a la espina del tema para crear con ello su historia y una enseñanza vital. Personalmente, me acostumbré a leer varias reflexiones por noche aunque podría haber leído mucho más dado la rapidez de lectura de cada uno de ellos. No obstante, la reflexión a la que te invita cada una de ellas me parecía suficiente para no empañarla o mezclarlas. Y lo disfruté así. Durante 14 días, aunque se podría leer casi de tirón, pues verdaderamente te engancha.

Especialmente me impactaron algunas de ellas tan reales y cercanas a las vivencias actuales como pueden ser “De las Represiones”, o “Amor propio” en la que se nos invita a querernos más alejándonos del egoísmo. “Templanza”, “Tristeza”, la maravillosa reflexión “El faro de la luz”, que apenas 15 versos explica el camino  de una vida plena. Como colofón del libro que magistralmente combina oleos con literatura la pintura “Amantes” que representa la complicidad del lector con esta maravillosa obra que traspasa el concepto de literatura para convertirse en arte.

Por José Luis Ortiz
Escritor, poeta, guionista y columnista de diferentes publicaciones en España y en publicaciones internacionales.