La reconocida cantante Rihanna ha impuesto una demanda en contra de su progenitor, Ronald Fenty, por utilizar desde el año 2017 la empresa Fenty Entertaiment para firmar contratos en nombre de la artista sin consentimiento de ésta. En la demanda presentada este martes en un tribunal federal en Los Ángeles (EE.UU.), la cantante, cuyo nombre completo es Robyn Rihanna Fenty, dice que su padre, Ronald Fenty, y el socio de éste violaron su marca registrada y dieron a entender falsamente que su empresa, Fenty Entertainment, está afiliado con ellos.

En la denuncia presentada, la empresaria y artista destaca que, junto a otro hombre llamado Moses Perkins, negociaron una gira de conciertos por Latinoamérica, por un costo de aproximadamente de 13 millones de euros, y dos conciertos en el Staples Center de Los Ángeles y T-Mobile Arena en Las Vegas, por 350.000 euros.

La intérprete de Umbrella ha dejado claro que no tiene ninguna relación con esta empresa. “A pesar de que el señor Fenty es el padre de Rihanna, él no tiene y nunca tuvo autoridad para actuar en nombre de ella”, han dicho sus abogados.

La demanda busca que una corte le ordene a Ronald Fenty a dejar de usar el apellido como marca, así como una compensación por daños aún por determinarse.

Mala relación entre padre e hija.

La relación de Rihanna y su padre ha estado llena de altibajos. En varias ocasiones, la artista ha reconocido que durante su infancia tuvo que convivir con las diferentes adicciones de su progenitor y que llegó a presenciar cómo pegaba a su madre, que finalmente se divorció de Ronald cuando la intérprete de Work tenía catorce años. A pesar de que este verano la cantante se fotografiaba con él y se mostraban como una familia unida, parece que todo sigue empeorando.

View this post on Instagram

👨‍👧💕

A post shared by badgalriri (@badgalriri) on