Rio 2016: Colaboraciones para un futuro más sostenible

250

Sin embargo, la explosiva situación en Tacumbú es la que parece haber pasado factura a la exministra, quien fue cesada por Cartes tras varias semanas en la cuerda floja.

Había quedado “tocada” en junio, tras el incendio que provocó la muerte de cinco presos y de un funcionario de la prisión.

Si bien fue considerado un accidente, el incendio fue una “tragedia anunciada”, según Amnistía Internacional, que criticó las condiciones de hacinamiento y pidió una “investigación exhaustiva” del siniestro.

Sin embargo el cese le llegó esta semana y raíz de un incidente no del todo aclarado, pero en el que las autoridades implican a Pavao.

Un guardia de la prisión halló el martes un artefacto explosivo, compuesto por un gel usado para la dinamita, colocado sobre un muro del predio penitenciario y listo para abrir un boquete que propiciara una fuga en la que se implicó a Pavao.

La investigación de esos hechos derivó en un registro de la cárcel por fuerzas especiales y el trasladado de seis presos calificados como “pesos pesados” a las celdas de la Agrupación Especializada de la Policía Nacional, donde están los internos de máxima seguridad.

Pavao, que estaba en esa lista, se negó a ser trasladado alegando que era algo ilegal, y permaneció en su celda VIP hasta que finalmente fue llevado a ese centro, donde todavía se encuentra.

El preso brasileño solicitó hoy un recurso de amparo para volver a Tacumbú que le ha sido denegado.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente