El robot franco-alemán MASCOT se posó hoy con éxito en el asteroide “Ryugu” y envió las primeras imágenes captadas durante su vuelo de aterrizaje.

Las fotografías muestran un paisaje árido y escabroso. MASCOT investigará el asteroide durante 16 horas, con el objetivo de conseguir información sobre la creación de la Tierra y para evitar el choque de asteroides. Tomará mediciones de temperatura y estudiará el campo magnético.

mascot
© JAXA/AFP | Foto obtenida el 3 de octubre de 2018 desde el robot Mascot durante su descenso al asteroide Ryugu desde la sonda Hayabusa2, cuya sombra se ve a la izquierda

El robot, del tamaño de un microondas, fue fabricado por el Centro Aeroespacial Alemán (DLR) y el Centro Nacional de Estudios Espaciales francés (CNES). Partió hace cuatro años a bordo de la sonda espacial “Hayabusa2“, que lo soltó hoy a las 01:58 GMT desde una altura de 51 metros. Veinte minutos después se había posado sobre “Ryugu”.

MASCOT estudiará varios lugares cercanos a su punto de aterrizaje y se desplazará dando saltos. El principal riesgo es que en uno de esos saltos quede atrapado en una roca y no pueda seguir explorando.

La misión de MASCOT durará solo 16 horas, el tiempo de duración de su batería. La sonda “Hayabusa2” sobrevolará todo ese tiempo cerca del asteroide para poder recibir los datos e imágenes que envíe el robot.

La misión de la sonda “Hayabusa2” continuará y se acercará tanto al asteroide que podrá aspirar parte del material de su superficie y lo llevará de vuelta a la Tierra a finales de 2019.

Te puede interesar:

Sacan las primeras fotos desde un asteroide