Colombia, es un país en donde todavía los estereotipos son un estigma, en donde el color de piel, de una persona, llega a determinar las capacidades, habilidades, inteligencia y logros de un individuo.

“Decían que, para ser exitosa, tenía que cambiar mi identidad. Yo he triunfado con mi acento, mi pelo apretao’, mi ropa de colores, usando turbantes y orgullosa de mi origen afro” afirmó Miss Balanta.

Angélica, más conocida como Miss Balanta, es una mujer afrodescendiente de 33 años de edad, ella como muchas mujeres de su raza, ha tenido que enfrentarse a diferentes estereotipos, debido a sus raíces y su color de piel; Recuerda que cuando era pequeña, estando en la escuela, un profesor de educación física le dijo a los estudiantes: “Los negros se hacen en otra fila”, en ese momento no entendió por qué lo decía, hoy, después de varios años, entiende bien lo que dicen, al referirse a lo que es blanco y lo que es negro.
Cuando empezó con su empresa de turbantes, se dio cuenta que no tenía que perder su esencia para poder mostrarle su talento al mundo, convirtiéndolo, más que un negocio, en su proyecto de vida, y de esta forma, Angélica a través de Miss Balanta, ha logrado visibilizar las cosas positivas de la cultura afro en Colombia.

 

Miss Balanta+1

“Cuando he tenido acercamientos de racismo, lo que hace no es disminuirme, todo lo contrario, me potencializa las ganas de empoderar a las mujeres afro, de fortalecer mi identidad, de visibilizar, que ser afro, no es un tema de color de piel, sino que va mucho más allá de eso” asegura.

Es por esto que Dove, atreves de su campaña #MiBellezaMiDecisión, la invitó a hacer parte de esta iniciativa global, que busca romper estereotipos, empoderando a las mujeres a que definan su belleza en sus propios términos e invitándoles a que se acepten tal y como son, asegurando que nunca deben cambiar sus sueños por los comentarios que recibían sobre su apariencia.

La marca busca mostrar que los estereotipos nunca tienen la verdad absoluta y que todo el mundo independientemente de su tamaño, color o cultura se merece el mismo trato y es igual de valioso y ocupa el mismo lugar en el mundo.

“¿Yo, más que en una posición de discriminación, entre en un mundo de blanqueamiento involuntario, en donde me muevo permanentemente en un grupo de personas de un color diferente al mío, y por ser tan exótica he sido aceptada, sin embargo, en ocasiones, me dicen que yo no parezco negra y yo me pregunto, si no parezco negra, entonces que soy? Soy tan aceptada, que no me ven como negra, y eso es ofensivo”.

Angélica está casada actualmente con un noruego, quien ella dice “que es completamente blanco”, y aunque ha tenido que aguantar comentarios de sus vecinos y conocidos como “yo no me imagino andando en la calle con un man tan blanco” o “que, si no le daba asco besar a alguien de ese color”, ella si está completamente segura, que todo el mundo es igual de valioso.

“El mundo tiene tantos problemas que meterle más rabia y resentimientos, no vale la pena.

Yo siempre digo: no me aceptes por ser exótica, sino por lo que soy y por lo que sé hacer” .
Miss Balanta


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente