“Darío vivió en Costa Rica entre el 25 de agosto de 1891 y el 11 de noviembre de 1892. Durante su estadía fue redactor y director de La Prensa Libre”. Darío fue hipnotizado por la elegancia suprema de la mujer costarricense.

Darío fue un poeta apasionado, como dice Helena Ramos, escritora y periodista rusa radicada en Nicaragua, “Rubén nunca trató de ocultar que para él la mujer era una fuente de inspiración, en sus múltiples formas era un admirador sincero y pasional”.

Darío contrajo matrimonio “civil con Rafaela Contreras Cañas (mayo 1869-enero 1893) el 21 de junio de 1890 en San Salvador, El Salvador. El matrimonio canónico se realizó en Guatemala el 11 de febrero de 1891”.

Rubén Álvaro Darío Contreras “nació el 11 de noviembre de 1891, muy cerca de la esquina noreste de lo que hoy es el mercado central de San José”, un lugar llamado en esa época ‘el paso de la vaca’.

Allí en la esquina, por más de 70 años existió una placa pública, la cual recordaba dicho nacimiento. Estuvo hasta que la municipalidad de San José la quitó o extendió el permiso para que alguien la quitara (el primogénito de Darío creció en San Salvador El Salvador, en el hogar de sus tíos Trigueros Contreras, quienes se encargaron de su educación).

Hoy “la zona roja”, como se le conoce en San José, es residencia de los indigentes, aquí donde nació este célebre costarricense debería existir una efigie, simbolizando a tres grandes personajes, Rubén Darío, su primogénito y por supuesto a Rafaela Stella, escritora modernista que vive en lejos recuerdos de la historia de la poesía centroamericana.

Los políticos carecen de conocimientos culturales, en mi pobre imaginación pensé que Guillermo Solís, presidente de Costa Rica en su período de gobierno (Mayo 2014- Mayo 2018), para el centenario del fallecimiento de Darío, le mandaría a hacer una estatua hermosa, sin embargo, terminó su período y ningún recuerdo dejó sobre éste ilustre bardo.

¡Qué decepción! que los políticos se olviden de la existencia de los grandes personajes que le dan gracia a la historia de la nación. Si los gobiernos no promueven cultura y educación, la juventud vivirá perdida en la ignorancia.

Es lamentable que los políticos de Costa Rica y Nicaragua tengan en el olvido al más grande de los poetas que ha nacido en América, Félix Rubén García Sarmiento, conocido como Rubén Darío. (Nicaragua.  1867-1916).

Por: Carlos Javier Jarquín
Carlos Javier Jarquin
El chico poeta