El pequeño Rudolph «Blaze» Ingram parece que está siguiendo los pasos del hombre más rápido del mundo, Usain Bolt, solo que con siete años.

Y es que lo ha demostrado una vez más este domingo con una marca de 13:48 segundos en una distancia de 100 metros además de con una increíble superioridad respecto a sus compañeros.

Pero Ingram ya era famoso de antes, de hecho, las redes ardieron cuando con tan solo seis años subió un vídeo jugando a fútbol americano y haciendo unos regates al resto de niños del parque que eran realmente impresionantes.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Blaze The Great (@blaze_813) el



Respecto a su aspecto físico, el joven jugador mide 91 cm y pesa 21 kg pero basta con ver su torso para darnos cuenta de que es un prodigio en esto del deporte. Su padre es entrenador de futbol americano y Rudolph ha mamado esto de entrenar día a día prácticamente desde que nació.